Connect with us
contraindicaciones y efectos
Maltodextrina

Efectos secundarios y Contraindicaciones de la Maltodextrina

¿Quién puede tomar Maltodextrina? ¿Se recomienda a todo el mundo? Repasamos posibles EFECTOS secundarios y CONTRAINDICACIONES

La maltodextrina es un hidrato de carbono que es actualmente muy utilizado como suplemento deportivo y que, además, se encuentra en muchos de los alimentos que consumimos a diario. También es frecuente en la preparación de comidas caseras y en los mejores restaurantes como sustituto del azúcar, debido a que sus características y propiedades lo hacen idóneo para ello.

Sin embargo, es frecuente encontrar en Internet debates acerca de si consumir maltodextrina puede tener efectos secundarios o no. ¿La maltodextrina engorda? ¿Es perjudicial para la salud? ¿Pueden consumir maltodextrina los diabéticos? ¿Qué ocurre con los alérgicos al gluten? ¿Es mala para nuestro organismo?

Efectos secundarios de la maltodextrina

Para entender los posibles efectos secundarios de la maltodextrina es importante saber con exactitud la función que cumple cualquier hidrato de carbono en el cuerpo humano. La razón por la que es consumida por deportistas de todo el mundo es que su ingestión durante el entrenamiento nos ayuda, debido a que recibimos una dosis de energía que el organismo necesita para completar una determinada actividad física que, por su condición moderada o avanzada, requiere más energía de la que tenemos.

Esta ingestión de hidratos de carbono da al cuerpo un disparo de energía, como si de gasolina para nuestro organismo se tratara, y esta viene en forma de glúcidos, lo cual nos ayuda a evitar una baja radical de energía, la aparición de la fatiga o incluso hipoglucemia.

La glucosa es la principal fuente de energía que tenemos, y una disminución radical de ella en nuestro organismo, producida en este caso por la consecución de algún ejercicio de intensidad avanzada, nos puede hacer sentir muy mal, hasta el punto de producir desmayos, mareos y vómitos.

cuando es perjudicial

Precisamente para evitar esto necesitamos los hidratos de carbono. En este caso, la maltodextrina es una de las preferidas en este tipo de suplementos deportivos porque, a diferencia de otros, como la dextrosa, no genera un solo pico de insulina muy alto, sino que distribuye la energía gradualmente en quien la ingiere.

El peligro de su ingestión viene dado, principalmente, cuando no se respeta la dosis recomendada, y se puede producir una hipoglucemia reactiva generada por un incremento muy brusco e inesperado de la insulina en nuestro organismo. Por lo general, se recomienda que a diario las personas consuman alrededor de 10 gramos de hidratos de carbono por cada kilogramo de su peso, aunque cuando se está en una actividad física de más de una hora de duración lo ideal es de 30 a 60 gramos de glucosa por cada hora.

¿Es peligrosa para los diabéticos?

Es precisamente este riesgo de hipoglucemia reactiva momentánea lo que hace que la maltodextrina y cualquier hidrato de carbono sea contraindicado, en grandes dosis, para los diabéticos, quienes deben cuidar mucho la cantidad que ingieren durante su entrenamiento, por lo que lo más recomendable es que consulten con su médico antes de comenzar con este suplemento.

La maltodextrina destaca del resto de los hidratos de carbono porque tiene menos de 20 moléculas de glucosa en su composición, así que, por lo general, este riesgo solo se presenta cuando se excede la dosis diaria recomendada, o que el cuerpo puede soportar.

Algunos deportistas pueden sufrir episodios leves de náuseas, mareos, vómitos o diarreas en un comienzo, pero desaparecen una vez que el cuerpo se ha adaptado al suplemento deportivo y a sus efectos energéticos sobre el cuerpo. Es posible que, con frecuencia, hayas ingerido maltodextrina sin saberlo en bebidas isotónicas, patatas fritas Pringles, barras energéticas, galletas y en un sinfín de productos que incluyen este hidrato de carbono en su preparación.

¿Cuál es el riesgo para los celiacos?

La maltodextrina se obtiene como resultado del proceso de hidrólisis al que se somete el almidón. Sin embargo, no hay un solo método para hacerlo, debido a que el origen del almidón es diferente en diversos lugares del mundo.

El almidón puede ser extraído, por ejemplo, del maíz. Esto ocurre con mayor frecuencia en Estados Unidos. Sin embargo, en la mayoría de los países de Europa la principal fuente de extracción de este material es el trigo. El trigo no es dañino, pero si no es sometido a los procesos adecuados no se le extrae el gluten y se convierte en un riesgo para los pacientes celiacos. Algo similar ocurre con la cebada.

El proceso de elaboración consiste en separar el almidón del cereal, con lo que debería eliminarse el gluten, algo que no ocurre en todas las ocasiones, quedando cantidades muy pequeñas que no deberían afectar realmente, pero que, a largo plazo, podrían producir consecuencias.

Es por ello que lo que se recomienda es verificar el origen del almidón con el que se elaboró la maltodextrina, algo que debería estar indicado en la etiqueta del producto. También en la actualidad es habitual que este hidrato de carbono esté presente en la composición de productos de consumo diario, como helados, caramelos, bebidas, galletas y más, sin que ni siquiera lo sepamos, pues es utilizado como aditivo edulcorante.

¿Engorda?

A pesar de que la maltodextrina es una de las formas de hidrato de carbono con menor concentración de glucosa, si tu intención es bajar de peso es probable que el uso regular, frecuente o excesivo de este suplemento deportivo vaya en contra de tu objetivo final.

Como ya sabes, genera picos de insulina que no solo tienen como resultado que se incremente la energía para realizar determinada actividad física, sino que también en exceso acelera el acceso de glucosa en las células, lo que a su vez disminuye el nivel de azúcar en la sangre y, por ello, el cerebro busca reponerlo. De esta manera puede producirse un aumento del apetito y correr el riesgo de ganar peso.

puede ser que perjudique la perdida de peso

También se puede producir cuando la cantidad de glucosa que ingieres es superior a tus necesidades. Estos dos efectos negativos se pueden evitar consumiendo maltodextrina en las dosis indicadas, y únicamente cuando se realizan entrenamientos físicos de nivel moderado a intenso que realmente requieran esta dosis extra de energía. También es importante cuidar la ingestión de carbohidratos simples de otras fuentes como refrescos, dulces y chocolates, que puedan sumarse a la glucosa que contiene la maltodextrina.

Otros efectos secundarios

Tanto la maltodextrina como otras sustancias similares pueden causar efectos en algunas personas a causa de las moléculas de glucosa. Se pueden presentar casos de alergias con erupciones cutáneas, o dificultad para respirar en algunos casos muy extremos. También se han visto reacciones que generan flatulencias, estreñimiento o hinchazón, algo poco común, porque la maltodextrina se digiere mucho más rápido que la dextrosa.

Lo más recomendable en cualquiera de estos casos, tanto con la maltodextrina como con cualquier otro suplemento deportivo, es que se suspenda su uso y se contacte de inmediato con un médico para verificar cuál es la causa de dichos síntomas, y determinar si están vinculados con el aumento de la glucosa en el organismo.

En conclusión, la maltodextrina tiene muchos efectos positivos para los deportistas y, como cualquier tipo de sustancia, si la tomas en exceso puede tener consecuencias negativas para la salud. Lo mismo puede ocurrir en el caso de que seas celiaco y no verifiques el origen del almidón, o si sufres de diabetes.

¡Deja un comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más sobre Maltodextrina

To Top