Connect with us
medicina natural del tibet masaje
Masajes

Masaje Tibetano, beneficios ayurvédicos de una técnica milenaria

Descubre cómo los masajes de la medicina tradicional tibetana te pueden ayudar a nivel psicológico, físico y espiritual.

El Tíbet, región montañosa situada en Asia Central, tiene una elevación que supera los 4000 metros sobre el nivel del mar y está rodeada por las cordilleras más altas del planeta.

Poco se sabe de su historia en épocas anteriores al siglo VII, pero a partir de entonces, y hasta el siglo X, fue un país independiente cuyas tierras eran posesión de los nobles, los monjes budistas y algunos terratenientes; el resto de la población, estaba en régimen de servidumbre con ellos.

Los orígenes

Hasta la introducción del budismo, la religión imperante en el Tíbet era el bönpo, un credo de características chamánicas. Dentro del marco que trazan sus principios, se estableció la medicina tradicional tibetana, con características propias, que fue desconocida por su entorno y por Europa hasta el siglo VII, período en que da comienzo en el Tíbet Central el gobierno del rey Songtsan Gampo.

Este monarca facilitó la llegada de médicos provenientes de Persia, China e India con la intención de que los médicos locales pudieran aprender las técnicas que aquellos utilizaban y con el objeto de que fueran integradas con los métodos propios de la medicina tradicional tibetana.

Su nieto, Trisong Deutsan, continuó su obra en el siglo VIII invitando, también, a los grandes maestros budistas de muchos rincones de Asia. De hecho, fue él quien en el año fundó en Samye el primer templo budista del país.

masaje tibetano paso a paso

Durante su reinado, en ese lugar sagrado se celebró una gran reunión, una suerte de congreso, en el cual pudieron intercambiar conocimientos y técnicas los profesionales de la salud de diversos puntos de Asia y, a partir de entonces, fueron creados centros y escuelas destinadas a enseñar las técnicas que se habían utilizado en el Tíbet, así como las aprendidas en esa ocasión.

Muchos expertos opinan que los médicos tibetanos fueron los primeros en tener una visión holística del hombre, en tratar el organismo, la salud y la enfermedad como una unidad indisoluble de cuerpo, mente y espíritu, integrados con el entorno natural en el que el individuo vive.

Para la medicina tibetana el ser humano tiene dos componentes básicos que están íntimamente relacionados:

  • el psicológico, que abarca las funciones sensoriales, emocionales y mentales,
  • y el biológico, compuesto por tres humores y siete constituyentes.

Es importante recordar que antiguamente también en occidente se dio una gran importancia a los humores y que se los relacionó con los cuatro elementos constitutivos del universo; pero a diferencia de la concepción occidental, los tibetanos consideran que hay sólo tres:

  • lung o viento, asociado al sistema nervioso;
  • flema, asociada a la linfa y los líquidos,
  • y un tercer elemento, el fuego, constituido por la sangre y la bilis.

Estos tres humores son controlados por tres vías de energía:

  • Lalana o Canal blanco: Es el canal izquierdo, relacionado con la espina dorsal y, por lo tanto, con los nervios.
  • Lasana o Canal rojo: Relacionado con la vena cava, nutre todo el organismo.
  • Abadupti o Canal Central: También llamado Canal rojo del viento, está vinculado con la arteria aorta y por él fluye una parte pura de la conciencia.

Los canales confluyen en cuatro chakras importantes y, desde ahí, se ramifican formando otros 2.000. Sin embargo, éste no es un número fijo, aunque sí el más habitual en los seres humanos, pero su número puede ampliarse mucho mediante la práctica del yoga, el mindfulness y la meditación.

Chakras considerados en el masaje tibetano

  • Chakra de la Emanación: Es el chakra de la fecundidad y está situado sobre el ombligo. Desde allí se ramifica en canales.
  • Chakra de lo Fenoménico: Está situado a la altura del corazón y se ramifica en canales. Es el que en la mente crea nuestras experiencias.
  • Chakra de la Experiencia: Se localiza en la garganta y conjuga lo femenino y lo masculino. Es el que permite experimentar los seis gustos de la comida.
  • Chakra del Gran Placer: Está en la coronilla y de él parten 2 canales; la mitad de ellos masculinos y la mitad, femeninos.

Hay algunos canales que no están presentes en todos los seres humanos, como por ejemplo el Canal de la Provocación, que contiene impurezas energéticas y que es propio de los mediums, y el Canal de la Angustia. Se equilibran con la meditación y la elevación espiritual.

significado de los chakras

Utensilios

Para realizar el masaje tibetano tradicional, se emplean diferentes aceites esenciales de los cuales caben mencionar cuatro:

  • Aceite de sésamo. Puede ser empleado en cualquier estación.
  • Aceite de albaricoque. Puede ser empleado en cualquier estación.
  • Aceite de coco. Se utiliza sólo en verano.
  • Aceite de almendras. Se emplea sólo en invierno.

También se emplea harina de garbanzo para absorber, una vez realizado el masaje sobre un punto determinado, el aceite sobrante y evitar así cualquier efecto secundario que se pueda producir con la movilización de los fluidos.

Partiendo del masaje tradicional han surgido, con el correr de los tiempos, otras modalidades como, por ejemplo, el masaje vibracional.

Éste consiste en colocar cuencos tibetanos de diferente tamaño alrededor del cuerpo del paciente o sobre algunos puntos de su cuerpo con el fin de hacerlos vibrar con un leve golpe para que los puntos energéticos deseados vibren por simpatía con él.

También hay quienes emplean saquitos que contienen hierbas medicinales que, previamente calentados, son dispuestos sobre el cuerpo del paciente.

cuenco tibetano para masajes

Beneficios

Dado que es una terapia holística, proporciona beneficios en los tres planos: físico, psíquico y espiritual.

En el plano físico regula el flujo energético de modo que todos los órganos y sistemas tengan la necesaria nutrición. Estimula la circulación sanguínea y linfática, el sistema inmunitario y, con ello, soluciona dolencias y protege la salud.

En el plano psicológico brinda calma y sosiego; ayuda a desechar los pensamientos negativos, reduce la presión de las obsesiones y, en líneas generales, centra a la persona en su propio ser.

En el plano espiritual promueve la elevación.

Preparación del paciente

Los masajistas tibetanos recomiendan que el trabajo se haga en las últimas horas de la tarde. El paciente deberá estar con el estómago vacío; es decir, deben haber transcurrido dos horas desde la última comida.

Como se usan aceites, deberá estar con la menor cantidad de ropa posible.

Preparación de la habitación

La habitación debe estar iluminada con una luz tenue e indirecta; en ocasiones se colocan algunas telas de colores sobre la fuente luminosa con el fin de teñir el ambiente del tono adecuado.

La temperatura debe ser cálida, sin que llegue a producir ni frío ni calor. Se practica colocando al paciente sobre una superficie dura o en el suelo, sobre una colchoneta.

Pero algo muy importante en este tipo de masajes es la estación del año en la cual se lleve a efecto. Dadas las condiciones atmosféricas del Tíbet, lugar donde las temperaturas pueden llegar a varios grados bajo cero, gran parte de las manipulaciones tienen el objetivo de proporcionar calor, de ahí que la mejor época para recibirlo sea el invierno.

Es importante tener en cuenta que, a una altura que supere los 4000 metros, como es el caso del Tíbet, el aire es mucho más tenue y la concentración de oxígeno en él es menor, de ahí que estas técnicas, en gran medida, apunten a un mejor aprovechamiento del oxígeno, a una excelente combustión, ya que, sin ellos, el cuerpo pierde calor y no realiza cabalmente sus funciones.

técnica masaje tibetana

Sesión

Antes de comenzar con el masaje, el terapeuta y el paciente se sientan a tomar una infusión, momento que primero aprovecha para hacer las preguntas que considere necesarias acerca de la historia clínica de su paciente y para efectuar una pequeña meditación.

A continuación, la persona que va a recibir el masaje se tumba en la superficie destinada a ello y el terapeuta empieza por aplicarle aceite sobre la cabeza y en las orejas; luego en las palmas de las manos y en la planta de los pies y, finalmente, en el pecho, los brazos, la espalda y las piernas.

La primera manipulación consiste en golpear con la mano ahuecada toda la superficie del cuerpo para estimular la circulación y, también, para observar la reacción en cada una de las zonas.

El terapeuta presta mucha atención a los cambios de color que hayan podido producirse o a cualquier otro síntoma que aparezca en la piel. Con el fin de estimular el flujo de la energía, se hacen presiones sobre puntos del cuerpo. Se comienza empleando para ello los pulgares de ambas manos y luego los tres dedos centrales (índice, medio y anular). Estas presiones pueden ser de tres tipos:

  • Presión girando los dedos en sentido de las agujas del reloj: Su función es activar los puntos para que reciban más energía.
  • Presión girando los dedos en sentido contrario a las agujas del reloj: Tienen por objeto desactivar los puntos en caso de que tengan exceso de energía.
  • Presión profunda, sin rotación: Sirve para equilibrar el flujo. La cantidad de veces que se presiona cada punto puede ser tres, siete o veintiuna.

El primer punto por el que se comienza el masaje está en el centro del cráneo y, desde él, haciendo presión con los pulgares de ambas manos, se baja hasta la séptima vértebra cervical.

Desde ahí se parte, haciendo presión sobre diversos puntos, hacia los hombros, concediendo mucha importancia a las manipulaciones de la cara y de los pies.

Una vez que la sesión ha terminado, el terapeuta se sienta con el paciente y toma otra taza de té.

Contraindicaciones

El masaje tibetano no tiene contraindicaciones específicas; como en la mayoría de ellos, deben abstenerse personas con problemas agudos, con procesos infecciosos, con enfermedades en la piel. De todos modos, si se padece alguna dolencia, antes de someterse a un masaje de este tipo es recomendable que se consulte con el médico de cabecera.

¡Deja un comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más sobre Masajes

To Top