Connect with us
Masaje ayurvédico de pies y manos
Masajes

Masaje Ayurvédico de Pies Padabhyanga y de Manos Hastabhyanga

Las manos y los pies concentran puntos de energía muy importantes para nuestra salud. Un masaje ayurvédico reforzará esos puntos o marmas: ¡aprende a hacerlo!

Basándose en las relaciones del microcosmos y el macrocosmos, el cuerpo humano cuenta con numerosos puntos reflejos en todas sus partes que le conectan con sí mismo y con el universo, convirtiéndose todas las partes en un único ser.

Al masajear estos puntos reflejos, además de conectar el cuerpo con sus partes orgánicas y otros planos, las manos y los pies son especialmente sensibles y se siente mucho placer y alivio al tratarlos.

Estas zonas comprenden muchos puntos reflejos y terminaciones nerviosas, y tanto los pies como las manos son partes del cuerpo que trabajan constantemente; los pies soportan nuestro peso y movemos el mundo con nuestras manos.

El masaje de pies padabhyanga y el de manos hastabhyanga trabajan los puntos marma de esas zonas para mejorar órganos y prana o vitalidad del sujeto.

Estos marmas se llaman Talahridaya, Lohitaksha y Kshipra, y se encuentran en la palma de las manos y en las plantas de los pies.

Se tratan a la par, es decir, cuando se presiona un marma específico de la mano (en ambas manos) seguidamente se presiona el mismo marma de la planta de los pies, a no ser que se estén tratando desequilibrios y por lo tanto no es aconsejable presionar todos los puntos.

Utensilios y materiales

Se utilizan aceites de hierbas y especias medicados, las manos para ejecutar el masaje y un instrumento de metal (cobre y estaño) llamado kasa, el cual añade otra dimensión a estos masajes en concreto.

El kasa tiene el tamaño de un puño y a través de los metales que lo componen se produce una interacción con las energías corporales.

Los mejores aceites para los miembros inferiores son el Bala Taila, cedro del Himalaya, sésamo y almendra; los aceites de canela, jengibre y cardamomo estimulan el corazón a través de los marmas de ambos miembros y su vínculo con él (nadis).

Beneficios

El masaje en los marmas de los pies y las manos beneficia a los órganos vitales del cuerpo y pacifica el sistema nervioso. A estos marmas están conectados nadis o flujos de energía que necesitan mantenerse limpios y sin obstáculos, una de las misiones de este masaje.

Así, pacientes que sufren de fatiga e insomnio se ven enormemente beneficiados tras el masaje de pies y manos, además de ser un tratamiento preventivo de muchas enfermedades.

Especialmente, es un tranquilizador del Vata.

masaje ayurvedico de pies y manos

Preparación del paciente

Solamente se desnudan los pies y las manos, el resto del vestuario del paciente permanece. Tras una consulta completa sobre los hábitos del paciente, su historial médico y el de su familia, y otros aspectos relevantes, se identifica su dosha y sus necesidades orgánicas.

Preparación de la habitación

La camilla o tabla tradicional ayurvédica puede ser sustituida por una silla ergonómica que posiciona el cuerpo del paciente en total confort. El resto del procedimiento es el mismo que en los demás masajes ayurvédicos, como por ejemplo el masaje Vishesh o el Pizhichil.

Sesión

El momento más adecuado para realizar este masaje es la noche o cuando el paciente haya terminado su jornada. La sesión puede comenzar con una exfoliación de pies y manos mediante una pasta de hierbas y harina de lentejas para limpiar las zonas en profundidad.

Mientras se están eliminando las pieles muertas, se calienta el kasa en un recipiente con agua caliente. Tras la exfoliación se unta el utensilio con el aceite oportuno y se masajean con él los pies y las manos.

El movimiento del kasa es suave, circular y longitudinal, por lo que activa la circulación y se presionan los marmas. Conviene que el contacto del kasa con la piel no se interrumpa, y se cuentan tres minutos entre una zona y otra.

Si el terapeuta se siente cansado antes de concluir un punto determinado, se recomienda que pare y descanse sin interrumpir el contacto del instrumento con el cuerpo del paciente y el suyo mismo.

La concentración sobre diferentes puntos marmas se divide en varios, que veremos en el siguiente apartado.

Después de masajear todas las zonas que pertocan a este masaje (ver más abajo, en las “Marmas”), el paciente descansa unos diez minutos para que los aceites reposen sobre su cuerpo, a lo que le procede un lavado y secado de las zonas.

Para usar el mismo kasa en una sesión siguiente el terapeuta debe limpiarlo de impurezas corporales y energéticas. Primero se retiran los excesos de aceite con un papel suave y después se lava con agua templada, jabón ecológico y desinfectante.

La limpieza de energía se puede hacer de varias formas, entre ellas colocando el instrumento bajo un manantial de agua y proyectándole luz clara.

Marmas de las plantas de los pies y sus correspondientes en las palmas de las manos

Talahridaya

Es el punto llamado centro del pie, de carácter muscular, que está situado en encima del centro de la planta de ambos pies en línea con el dedo medio.

Este punto controla el sistema respiratorio y el pie como órgano. Actúa sobre el nadi Yashasvati en el pie derecho y en el pie izquierdo sobre el nadi Hastijhva y el Vyana Vayu o poder de la circulación.

El masaje sobre este marma se realiza mediante movimientos circulares profundos durante cinco minutos. Dependiendo del aceite aromático que se emplee se reforzarán unos órganos u otros.

Por ejemplo, se emplea el aceite de ajo para beneficiar el sistema inmunológico y el reproductor, los aceites especiados de canela, cardamomo, jengibre, etc., estimulan el corazón a través de este punto, y los aceites de cedro activan las circulaciones de la zona.

Sobre la palma de la mano, en la misma posición central, se encuentra el mismo marma Talahridaya. Controla el sistema respiratorio, la circulación sanguínea y los mismos nadis que el mismo marma de los pies.

También se masajea circular y profundamente, y el uso de los aceites es similar: se usa el aceite de almendras o el de sésamo; para la circulación pránica o Vyana Vayu se usan aceites de eucalipto y alcanfor, y para beneficiar al corazón se aplican los mismos aceites especiados que en los pies.

puntos ayurvédicos pies y manos

Kurcha

Es el punto entendido como conjunto de músculos y tendones que está situado a dos dedos del marma Talahridaya. Este punto controla la vista y el Prana Vayu o energía nerviosa. La presión es profunda y circular.

Los aceites que se emplean para una terapia del poder de la vista (Alochaka Pitta) son esencialmente los de base de manteca, y los de manzanilla, rosa y otros de carácter dulzón regulan la energía nerviosa.

Bajo los pulgares de ambas manos se encuentra el mismo marma, y las juntas que existen en la base de cada dedo se consideran Kurchas secundarios.

Tiene las mismas características que aquel del pie y controla los mismos órganos. También se emplean aceites de base de manteca y otros dulzones; y para estimular la vitalidad o Prana se utilizan aceites aromáticos de menta y clavo.

Kurchashira

Conocido como la cabeza del Kurcha, se sitúa sobre el punto medio del talón, hacia el centro de la planta del pie. Se trata del punto que controla la postura del cuerpo y los músculos, además de que ejerce control sobre el funcionamiento del aparato digestivo.

El mejor masaje para este punto es, de nuevo, el circular y profundo, y al tratar su centro se mejora la postura del cuerpo y consigue que todos los músculos descarguen tensiones. Con el aceite de mirra se consigue esto último, con el de sésamo y otros de preparación ayurvédica se fortalece el cuerpo y alivian dolores, y con aceites de ajo o alcanfor se mejora la digestión.

En la mano, en la raíz de los pulgares, sobre las muñecas, se encuentra el mismo marma. Controla también el aparato digestivo, pero incluye otros controles como el del vata de la mente, la cabeza y el sistema nervioso. También tiene poderes especiales sobre el Prana y el elemento fuego.

Su masaje se realiza con el dedo pulgar hasta que la energía de este punto se haya liberado. El aceite de coco beneficia el poder visual; los aceites de clavo, cardamomo y jengibre benefician la digestión; el aceite de mirra despeja la mente y el de valeriana calma el vata.

Manibanda

Se encuentra en el centro de ambas muñecas, en la zona interior. Controla el esqueleto, el movimiento de las manos y las circulaciones periféricas. Su masaje efectúa con movimientos circulares de presión moderada.

El aceite más eficiente aquí es el de almendra, y para casos de dolores de articulaciones se usan los de Angélica y mirra.

Otras marmas

Otras zonas que se pueden masajear son sus extensiones, las pantorrillas y los antebrazos, las cuales tienen ubicados otros tantos marmas, como el Gulfa, conocido como el punto del tobillo, el Indrabasti, situado en el centro del interior del antebrazo, Kurpara, en el centro de la articulación del codo, Intrabasti, en las pantorrillas, y Janu, en las rodillas.

Contraindicaciones

En los únicos casos que se prohíbe este masaje son los de alergias a los aceites o líquidos que se vayan a emplear.

Efectos secundarios

No se han observado efectos secundarios.

¡Deja un comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más sobre Masajes

To Top