Connect with us
lista de minerales esenciales y no esenciales
Alimentación

Los minerales: Qué son, Cuáles son y sus Funciones

¿Qué son los minerales? ¿Qué necesitamos para tener salud? Repasa con nosotros todo lo que debes saber sobre los minerales

La mayoría de veces, cuando hablamos de que un alimento es saludable y nutritivo, nos referimos a las vitaminas y minerales que tiene. Pero, ¿sabemos lo que son exactamente esos minerales? ¿Qué función tienen en nuestro cuerpo? ¿Cuáles son los esenciales para nuestro organismo y poder gozar de buena salud? En este artículo de Mindfit, repasamos todo lo que debes saber sobre los minerales.

¿Qué son los minerales?

Se les conoce también como sales y constituyen el principio funcional y estructural del organismo. Su exceso o escasez es la primera causa de la gran mayoría de las enfermedades. Gracias a ellos los macronutrientes, particularmente las proteinas, desarrollan todas sus funciones a perfección. Sin embargo, el origen de casi todas las enfermedades se produce por escasez o exceso de minerales los cuales desempeñan, por lo tanto, un poder básico en el sistema de soporte biológico del cuerpo y en los procesos regulativo y defensivo del metabolismo.

Dicho de otra manera, si hay insuficiencia de una o varias sales minerales en nuestro organismo, los macronutrientes no pueden cumplir con normalidad sus funciones, originando problemas de disfuncionalidad principalmente en el metabolismo de los aminoácidos.

Es por su gran valor funcional que una gran cantidad de fármacos de la medicina occidental están compuestos básicamente por minerales.

Es decir, que el metabolismo de los macronutrientes depende totalmente de las sales minerales. Además, su presencia en las vías digestivas es esencial para generar y mantener el ambiente y estado alcalino que evita la acidez la cual es causada también por déficit de sales minerales. Desempeñan también una participación significativa en el equilibrio del pH del organismo, y algunas sales como son antioxidantes.

Clasificación de los Minerales

Son varias las clasificaciones que se han dado a estos compuestos nutricionales naturales producidos por la tierra que son los minerales. Hay una clasificación muy utilizada que es la de macrominerales y microminerales:

  • Los primeros son aquellos que el organismo necesita en cantidades mayores, como el calcio que, en este sentido, es el primero de los minerales del cuerpo, además del fósforo, magnesio, sodio, potasio, cloro, magnesio y azufre.
  • Los Microminerales, necesarios en menores cantidades en el trabajo del cuerpo, son: hierro, cobre, zinc, manganeso, molibdeno, yodo, flúor, cobalto y selenio que se necesitan en muy pequeña cantidad.

Hay otra clasificación más conocida que los agrupa, según su composición y estructura química, en oligoelementos y minerales.

Una ojeada al significado etimológico del primer término nos hace ver que ambas clasificaciones tienen algo en común. El término viene del griego oligo = pequeño, y que en el concepto final significaría: elemento en pequeña o menor cantidad.

¿Qué son los oligoelementos?

Los oligoelementos son substancias químicas requeridas en pequeñas cantidades que están presentes en las células de los organismos vivos y que son indispensables para la vida. Ejercen una función primordial en todos los procesos enzimáticos del organismo, en las actividades hormonales, en el metabolismo de las proteinas y en una larga lista de funciones que mantienen en buen estado la vida del organismo.

definicion de oligoelementos

Por su parte, los minerales son compuestos químicos denominados inorgánicos en los conceptos de la química oficial.

¿Quieres descubrir también todo sobre las vitaminas?

Funciones de algunos Minerales

En primer lugar, Forman parte de la estructura ósea y dental (calcio, fósforo, magnesio y flúor entre otros), regulan el balance del agua dentro y fuera de las células (electrolitos), también conocido como proceso de Osmosis, intervienen en los estímulos nerviosos y en la actividad muscular (hierro, calcio v maenesioentre otros).

En segundo lugar, sirven como entrada de sustancias a nuestras células. Por ejemplo, el sodio es utilizado por la glucosa para llegar a nuestras células como fuente principal de energía. También participan en los procesos metabólicos de nuestro organismo, como en el caso del cromo, que es indispensable para el uso de la insulina, o el selenio, que actúa como antioxidante.

En tercer lugar, son muy importantes para el buen funcionamiento de nuestro sistema inmunológico, sobre todo minerales como el zinc, el selenio o el cobre. Además, forman parte de otras moléculas de gran tamaño, como la clorofila de los vegetales o la hemoglobina de la sangre.

La calidad de los minerales

La calidad y cantidad de los Minerales en nuestra alimentación es un factor de primera importancia.

Hierro

Tomemos como ejemplo el hierro. Mientras este y cualquier otro mineral esté sumergido en la tierra, su principio vital está en pasividad. Al ser absorbido por las plantas, comienza un proceso dinamizante de su principio y sus propiedades comienzan a vivificarse y multiplicarse. Es un proceso de vegetalización y de sutilización en una alquimia natural desde el mineral. Es así como su principio vital se moviliza y dinamiza junto al de los otros minerales absorbidos por las plantas.

Igual fenómeno ocurre con los restantes nutrientes de origen mineral. El hierro es un mineral que es esencial en la producción de hemoglobina y mioglobina que tienen funciones en el transporte del oxígeno en el torrente circulatorio. La hemoglobina es parte de las células sanguíneas y la mioglobina es parte de la circulación de los músculos del cuerpo.

Los tipos de hierro
En la nutrición oficial, se considera que hay un hierro de origen animal y otro de origen vegetal. En algunos estamentos de la nutrición oficial, denominan hemohierro al que tiene procedencia nutricional animal por su relación con la sangre y se lo considera como una fuente nutricional importante porque, dicen, el organismo lo absorbe en forma más sencilla y fácil.

El hierro vegetal, al ser menos complejo que el hierro animal, resulta ser más simple para su asimilación por el organismo humano que el hierro animal y puede ser conveniente decirlo una vez más: para que el organismo humano pueda metabolizar el hierro animal, tiene primero que anular el principio vibratorio animal que está en ese hierro y vegetalizarlo para que el organismo humano lo pueda incorporar al principio vibracional que le es propio.

alimentos que contienen hierro

El hierro tiene también, entre otras, las siguientes funciones: es parte activa en la síntesis del ADN en nuestro organismo, en la producción y liberación de energía en la actividad neuromuscular, cumple una función importante en el metabolismo de las vitaminas ácidas como el ácido ascórbico, por su relación con la hemoglobina, es parte significativa de la respiración celular en el que toma una parte muy activa el oxígeno de la respiración.

Calcio

El calcio, el mineral más abundante en la naturaleza (principalmente en las plantas), es el principal componente de nuestra estructura osteoarticular (huesos, cartílagos y articulaciones) y dental, y cumple también muchas otras funciones en el organismo en el conjunto de todos los nutrientes.

Fósforo

El fósforo es un mineral que interactúa al lado del calcio, del flúor, del magnesio, del boro y del zinc en la conformación y mantenimiento de nuestra estructura esquelética y de dentaria. El fósforo es también el componente principal de los fosfolípidos tan indispensable en las funciones del tejido graso de nuestro cerebro.

Magnesio

El magnesio cumple funciones importantes en el metabolismo junto al calcio y otros minerales en el mantenimiento del buen estado de los huesos, cartílagos y articulaciones. Cuando se padece inflamación en las articulaciones una de las causas es la deficiencia de magnesio, y cuando hay demasiado ácido úrico en el organismo como consecuencia del consumo de carnes, el metabolismo del magnesio resulta afectado e inhibido para actuar con el calcio y otros minerales resultando de ello la aparición y desarrollo de trastornos como la artritis.

¿Aún no sabes cómo potenciar tu dieta? ¡Descubre los Superalimentos!

Sodio y Potasio

El sodio y el potasio es un duo de minerales que tienen una acción especializada y de extraordinaria importancia en varias funciones del organismo. La acción del sodio se efectúa en el exterior de las células y la del potasio en el interior, y son interdependientes en sus funciones metabólicas y estructurales. Sincronizados,  sostienen y regulan la presión arterial la cual debe mantenerse siempre en un punto de equilibrio.

La hipertensión es la principal causa de muerte en el mundo según la Organización Mundial de la Salud.

La OMS ha divulgado también que una cuarta parte de la población mundial es hipertensa desde los 20 años aproximadamente, y que esta anormalidad se incrementa en las personas con el aumento de la edad. De ahí que el consumo permanente de sal refinada o de mesa, o sal común, sea una causa significativa de estas alarmantes cifras.

La sobrecarga del sodio artificial presente en la sal refinada (junto al cloro y desprovista por completo de los nutrientes propios de la sal natural) provoca un aumento de la hipertensión arterial además de aumentar con compuestos innecesarios el flujo sanguineo que circula en todo el organismo.

Si eres un consumidor habitual de sal refinada, de azúcares refinados, de bebidas alcohólicas y llevas una alimentación desordenada, debes considerar que estás en riesgo de sufrir una hipertensión permanente y que necesitas un diagnóstico por lo menos trimensual que te permita vigilar este silencioso padecimiento. Pero también necesitas controlar tu alimentación. Solo necesitas documentarte y emprender una reorganización alimentaria que protegerá tu vida de este y/o de otros trastornos y enfermedades en el mediano y largo plazo.

Los alcances del sodio y el potasio se extienden también a la regulación de la actividad electrolítica del organismo que mantiene la estabilidad en los líquidos del cuerpo. El sodio es el catión (carga positiva que se forma cuando un átomo o grupo de átomos pierde uno o más electrones) en el ambiente externo de las células y el potasio es catión que actúa en su interior.

Cuando la sincronización entre el sodio y el potasio se pierde como resultado de una alimentación manipulada de muchas maneras y no solo por industrialización, esta relación pierde su equilibrio ocasionando los problemas cardiovasculares mencionados y los trastornos relacionados con el peso corporal, problemas tienen en la actualidad una gran resonancia.

En ese desequilibrio, el sodio tiende al incremento y el potasio a la baja. Ello da como resultado la retención de agua en el cuerpo en el primer caso y a su pérdida anormal en el segundo; es decir, de aumento o pérdida de peso ya que ambos minerales regulan la actividad y las funciones del agua del organismo.

beneficios y efectos negativos del sodio en la dieta

Como nuestro organismo mantiene en todo momento una actividad químico-eléctrica, la sincronización entre el sodio y el potasio condiciona el modo como los impulsos nerviosos actúan en la función neuromuscular. Así tenemos como ejemplo, la pulsación cardiovascular, o los estímulos provenientes del medio externo que nos pueden hacer reaccionar de muchas maneras. Todo ello depende de la relación sincronizada entre el sodio y el potasio en los fluidos de nuestro organismo.

La mayor fuente natural del sodio y el potasio es la sal de mar o la sal del Himalaya, conocida también como sal rosada. Estas sales originales contienen todos los oligoelementos y algunos minerales que le confieren un gran valor nutricional y terapéutico. Bien se viene diciendo que el agua del mar es, junto al aire y al Sol, la mayor fuente de vida en nuestro planeta. Los tres son generadores de vida, abundante vida y no solamente agua mineralizada, oxígeno, luz y calor. La sal marina sin procesar y la sal rosada, también sin procesar, contienen todos los oligoelementos que nuestro organismo necesita.

¿Sabías que...?
El uso de la sal de mesa, sal común o refinada, no es una fuente natural de minerales, aunque es rica en sodio, cloro, flúor y yodo de producción industrial y que, por lo mismo, no son apropiados para nuestra salud pues lo perfecto es lo natural. Los restantes compuestos de la sal refinada son aditivos químicos.

En fin, hay muchas más funciones desempeñadas en nuestro organismo por este prodigioso dúo de minerales y lo expuesto aquí es, en general, lo más importante. Lo esencial es su equilibrio funcional en todas las acciones que desempeñan.

La preferencia en el consumo de sal de mar o del Himalaya es también con la finalidad de bajar el consumo de sodio y aumentar el del potasio; es decir, consumirlos en su proporción natural lo que también se obtiene eliminando completamente la sal refinada, o cloruro de sodio como técnicamente se denomina, de nuestra alimentación.

¡No te pierdas las mejores recetas de leches vegetales!

Fluor

El fluor es un componente importante del sistema osteoarticular (huesos, cartílagos, ligamentos) y de los dientes. Actúa con otros minerales en el correcto funcionamiento de estas partes.

Si hay deficiencias de flúor, hay debilidad en dientes por lo que ese problema solo se resuelve ingiriéndolo de los alimentos. El problema del esmalte dental y caries es una debilidad interna de los dientes por lo que no resulta conveniente endurecer el esmalte dentario con el flúor aditivo que viene en las cremas dentales porque ese flúor artificial se acumula en el organismo causando con los años el endurecimiento de los tejidos blandos del cuerpo, entre ellos el tejido neuroendocrino.

Selenio

El selenio es otro oligoelemento esencial en nuestra alimentación pues es parte importante en la producción de enzimas antioxidantes tan importantes en la prevención de muchas enfermedades.

Junto a las Vitaminas C y E y algunas del Complejo B, el selenio se constituye como un antioxidante de gran poder en la disolución de los radicales libres o basura orgánica y en la eliminación de la acidez humoral o del organismo. Es abundante en las verduras y en los conocidos frutos rojos: arándanos, granadas, moras, uvas, fresas, frambuesas, grosellas, etc., todos de origen silvestre, que son conocidos como los primeros antioxidantes naturales.

Azufre

El azufre es uno de los minerales que componen el colágeno del organismo que, a su vez, es el componente principal de tendones, cartílagos y ligamentos; es decir, para que nuestro sistema osteoarticular pueda funcionar adecuadamente bajo una alimentación sana y equilibrada en el conjunto de los macro y micronutrientes, también se necesita este mineral.

debemos controlar el azufre en la dieta

Enfermedades como la artrosis, considerada como incurable, puede ser superada y eliminada definitivamente con la ingesta permanente de una alimentación rica en minerales y exenta de carnes (generadoras de cantidades enormes de ácido úrico que causan esa dolorosa inflamación), azúcares refinados y licores, y atendiendo las necesidades en la ingesta completa de minerales como el calcio y sus auxiliares para mantener la salud ósea y del organismo en permanente buen estado.

La Fuente principal de minerales nutricionales

Las fuentes originales de los minerales (nutricionales) están en la tierra donde son generados por la acción del Sol, la Luna y los planetas. Esta es la razón fundamental por la que son indispensables los cultivos alternados cada dos años permitiendo a los suelos un reposo de un año que es lo que tarda una traslación de la Tierra para vitalizar los suelos, lo que llega a ser el mecanismo de la vida en el proceso evolutivo de nuestro mundo.

Esta forma de agricultura permite la reposición de los minerales, lo que a su vez permite que los cultivos que se siembran ahí dispongan de los nutrientes que han de enriquecer los contenidos nutricionales de las plantas. Si un suelo es pobre en hierro, las plantas sembradas ahí serán pobres en hierro, y así con los otros minerales. Y, si además de los cultivos rotativos, las tierras son abonadas naturalmente y de muchas maneras que hay para fertilizar las tierras, los productos que se cultivan en tales suelos serán abundantes en valores nutricionales.

El conocimiento de cómo fertilizar bien los suelos y de las funciones biológicas de los minerales en función de la salud es una ciencia maravillosa que nos hace tomar consciencia de la vida y de qué manera se desarrolla a plenitud en el concierto vital de todos los nutrientes del cuerpo humano como componentes fundamentales de nuestra estructura orgánica y determinando la calidad funcional total de nuestra vida en cada una de las áreas de nuestra personalidad.
Si te ha gustado el artículo, ¿podrías compartirlo en tus redes sociales?
¡Deja un comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más sobre Alimentación

To Top
Facebook
Facebook
Instagram
YouTube
Pinterest
Pinterest
Google+
https://mindfit.club/alimentacion/minerales">