Connect with us
causas y consecuencias de la osteopenia
Vida Sana

¿Qué es la osteopenia y cuál es su tratamiento?

Descubrimos qué es la osteopenia, cómo y cuándo aparece y los principales tratamientos recomendados: Lee con atención para detectarlo!

Otra enfermedad ósea que debilita la estructura del cuerpo es la osteopenia. Esta condición causa una disminución en la densidad ósea, lo que finalmente conduce a la disminución y aumento en el riesgo de fracturas.

Esta condición está ligada a la osteoporosis debido a que ambas son causadas por la disminución de la densidad mineral ósea. La osteopenia es una pérdida ósea menos severa.

¿Qué es la osteopenia?

Se la llama la enfermedad silenciosa. En España está presente en más de 3 millones de personas diagnosticadas. Sin embargo, su aparición parece la de un fantasma que solo se revela cuando da un buen susto a su paciente. Por lo que el número real de afectados por la osteopenia y la osteoporosis, según los colectivos de investigadores, puede ser mucho mayor.

La osteoporosis supone la debilitación de los huesos favoreciendo la aparición de fracturas, y dificultando su adecuada curación. Sin embargo, la osteoporosis solo es la muestra visible de un proceso de degradación interno invisible en la estructura ósea.

A esta depreciación de la densidad mineral ósea se la conoce como osteopenia, el preludio inevitable en el camino del paciente hacia la osteoporosis. Osteopenia y osteoporosis son las dos fases de una enfermedad traumatológica pero no se deben identificar la una con la otra, insisten los expertos.

Principales causas

Varias condiciones pueden causar osteopenia. Las más comunes incluyen las siguientes:

  • Los Genes – Investigadores ha encontrado que ciertos genes pueden poner a una persona en mayor riesgo de desarrollar enfermedades óseas como la osteopenia y la osteoporosis.
  • Las hormonas – la disminución de los niveles hormonales puede afectar la absorción de minerales y el almacenamiento en los huesos. Los niveles bajos de estrògeno o testosterona aumentan el riesgo de osteopenia.
  • Estructura corporal delgada – Las personas con estructuras delgadas a menudo tienen poca disposición de los huesos, lo que los hace más propensos a desarrollar fracturas y debilitamiento de los huesos.
  • Inmovilidad – como en el caso de la osteoporosis, los minerales se introducen en la estructura ósea si hay soporte de peso.
  • Estado de Malabsorción – Los minerales necesarios para la salud de los huesos se obtienen principalmente de los alimentos. Los problemas Digestivos, tales como la enfermedad de Crohn pueden afectar a la capacidad de los intestinos para absorber los minerales de los alimentos que se digieren.
  • Fumar
  • Excesiva ingesta diaria de alcohol

La debilidad de los huesos

Quienes sufren de osteopenia ven deteriorada su densidad ósea hasta alcanzar límites por debajo lo normal en la composición de cada cuerpo. Esta merma se produce por la pérdida que sufren los huesos en calcio y fosfatos, incapaces de  retener algunos de sus compuestos básicos, y que genera en su estructura interna una serie de poros que hacen débil al hueso.

En consecuencia, una persona con un cuadro de osteopenia acentuada será especialmente propensa a sufrir fracturas. Cuando alcanza un nivel crítico, entonces se la considera como osteoporosis.

Los primeros estadios de la enfermedad son asintomáticos, explican los traumatólogos. La debilidad ósea no siempre se manifiesta en una etapa temprana, continúan. Cuando ya se han producido las primeras mermas importantes en la densidad ósea mineral, entonces el paciente puede sentir dolor óseo que tiende a manifestarse en el cuello o la espalda baja. Del mismo, perder estatura y adquirir una postura encorvada son fases más avanzadas de la enfermedad.

Menopausia, un momento clave

La osteopenia y la osteoporosis no son enfermedades femeninas. No obstante, la naturaleza de la mujer la convierte en un perfil arquetípico para la evolución de la osteopenia. La menopausia supone un punto de inflexión hormonal en la mujer, que también afecta a la capacidad de su cuerpo para retener vitaminas que necesita para mantenerse en forma.

Además de las mujeres, otros grupos de riesgo son los bebés prematuros o los hombres a partir de los 50 años. Aquellas personas que se someten a tratamientos anti-VIH pueden desarrollar patologías próximas a la osteoporosis según el historial médico familiar.

Cuando el paciente se ve sometido a numerosas fracturas en puntos clave como la columna vertebral o la cadera, los traumatólogos activan el protocolo de diagnóstico para la identificación de la osteopenia, o en el peor de los casos, la osteoporosis.

En todo caso, los especialistas recomiendan estar atentos a situaciones indicativas de algún problema óseo como puede ser debilidad en las extremidades, sufrimiento de fracturas consecutivas en zonas y formas que en condiciones de normalidad no se darían.

como identificar la osteopenia

Signos y síntomas

La osteopenia está a menudo presente por un largo período de tiempo antes de que cualquier síntoma sea perceptible. A veces, la única indicación es una fractura en un incidente relativamente pequeño que normalmente no produciría daños óseos. Por ejemplo, una persona con osteopenia puede sorprenderse al encontrar una fractura como resultado de la caída de una silla.

Las fracturas no son a menudo asociadas con el dolor. Sin embargo, si la fractura se produce en las caderas o las vértebras, el dolor es a menudo muy insoportable.

Tratamientos para una enfermedad invisible

Los traumatólogos insisten en que la detección temprana se convierte en una utopía, si bien los avances tecnológicos en radiografías permiten identificar la pérdida de masa ósea con antelación para imponer un tratamiento acorde a la naturaleza de la enfermedad y las necesidades del paciente.

La primera fase del tratamiento incluye una evaluación profunda de la condición en la que se encuentra la estructura ósea, cuáles son los puntos más debilitados, qué historial familiar existe, y qué calidad de vida tiene el paciente.

Con esta información, el especialista puede trazar un tratamiento para la osteopenia y la osteoporosis con garantías de mejorar la calidad de vida del paciente. Y es que, de momento, ninguna investigación ha sido concluyente en el desarrollo de una fórmula para recuperar la masa ósea perdida, causante de la enfermedad.

Asimismo, se incluyen diversos tratamientos de tipo hormonal en el caso de las mujeres postmenopáusicas con el objetivo de minimizar los riesgos de pérdida ósea y en consecuencia reducir el riesgo de futuras fracturas.

La alimentación se revela como un factor determinante para la evolución positiva de la osteopenia. Una dieta rica en calcio y vitamina D, que elimine aquellos alimentos que no favorecen la retención de vitaminas en los huesos.  El ejercicio físico supone otro hito positivo para retrasar todo lo posible una mayor pérdida de densidad ósea.

Del mismo modo, cuando la osteopenia ha evolucionado hacia la osteoporosis, el mayor riesgo reside en caídas. Por ello, los médicos recetan, además de complementos vitamínicos para fortalecer los débiles huesos, apoyos como bastones o andadores que eviten en la medida de lo posible estas caídas.

Si te ha gustado el artículo, ¿podrías compartirlo en tus redes sociales?
2 Comments

2 Comments

  1. juandavidposada

    noviembre 23, 2017 at 1:14 am

    Excelente artículo,Muchas gracias.

  2. Juan

    mayo 3, 2018 at 1:59 pm

    Mi esposa salio con esta enfermedad leve. Y pienso que esta publicación nos ayudara mucho. Gracias por compartir.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más sobre Vida Sana

To Top
Facebook
Facebook
Instagram
YouTube
Pinterest
Pinterest
Google+
https://mindfit.club/vida-sana/osteopenia">