Connect with us
¿Qué es alanina y para qué sirve?
Beta Alanina

Otras variantes de la Beta Alanina: ¿Qué hace cada una?

Descubrimos otras variaciones del aminoácido Beta Alanina: ¿Para qué sirve cada una? ¿Cuál debemos tomar? ¿Cuál es la que más necesitamos? ¡Descúbrelo todo aquí!

La Beta Alanina es un aminoácido no esencial que se ha convertido en uno de los principales suplementos deportivos gracias a sus características: sus escasos efectos secundarios y a que tiene efectos bloqueadores de la fatiga muscular y que promueve la resistencia muscular, entre otros.

¿Solo la Beta Alanina tiene estos efectos sobre el cuerpo humano? Hay que analizar que la Beta Alanina también tiene otras variantes, debido a que proviene de la familia de la Alanina, conocida como el segundo aminoácido más pequeño y no polar.

¿Cuáles son las variantes de la Beta Alanina?

La Alanina interviene en el metabolismo de la glucosa y forma pivurato a partir de su esqueleto carbonado. Por ello está considerada glucogénica. Es posible encontrar este aminoácido en dos tipos enatiómeros principales: la D Alanina y la L Alanina.

D-Alanina vs L-Alanina

La primera de ellas, la D-Alanina, se encuentra presente por dentro y por fuera de las proteínas globlares, es posible hallarla en las paredes celulares bacteriales y también en algunos péptidos antibióticos; por su lado, la L-Alanina forma parte de la lista de los 20 aminoácidos más ampliamente utilizados en la biosíntesis de proteína, situado por detrás de la leucina.

que es la D-Alanina

Como aminoácido cumple ciertas funciones dentro del organismo. Pierde su grupo amino mediante un proceso de transaminación en el que, a través de una reacción catalizada por la Alanina aminotransferasa, se forma el pivurato. En estos casos, durante el proceso, la Alanina ya sintetizada se libera en el torrente sanguíneo, y el hígado la retiene para metabolizarla.

Aquí se observa su característica glucogénica, debido a que mediante un proceso de gluconeogénesis la Alanina en el hígado se transforma en glucosa. Se inicia el ciclo conocido como “ciclo glucosa-Alanina”, en el cual la glucosa producida es utilizada por la piel, la médula renal, la retina, el eritrocito, el cerebro y los músculos. Además, parte de la consumida por este último regresa al hígado y, de nuevo, se transforma en Alanina, lo que daría inicio nuevamente al ciclo.

¿Qué función cumple la Alanina en el organismo?

La Alanina está presente en nuestro organismo y puede ser detectada en cualquier examen de laboratorio. Al igual que con el resto de los componentes, existen valores mínimos y máximos que indican la normalidad de su presencia en el cuerpo.

Por ejemplo, calculándolo en micromoles por litro (micro mol/L), los valores normales de Alanina en los niños suelen ser de 200 a 400, y en los adultos de 430 a 510. Esto puede cambiar según los criterios del laboratorio, pero básicamente se sitúa alrededor de estas cifras.

Existe una razón para que este aminoácido esté presente en el organismo, pues debido a su función glucogénica sirve como fuente de energía para nuestros músculos, pero también para nuestro sistema nervioso y para el cerebro. De ahí que sea consumido, en forma de Beta Alanina, como suplemento deportivo, debido a que con el paso del tiempo el cuerpo no produce tanto este aminoácido, y es necesario estimular su producción en el organismo para que podamos mantener la energía arriba, vencer la fatiga muscular y producir la carnosina, que también ayuda a mejorar la resistencia y a otras funciones dentro del cuerpo humano.

Además, la Alanina cumple funciones en diferentes órganos y áreas de nuestro cuerpo. Una de ellas es limpiadora, puesto que la Beta Alanina ayuda a que el organismo pueda eliminar sustancias tóxicas que tenga en exceso, como el nitrógeno acumulado.

Este aminoácido también puede estabilizar los niveles de azúcar en la sangre, promover la estimulación de anticuerpos y mantener en buen estado la próstata.

Un aminoácido indispensable: Efectos de su déficit

Es por ello que su carencia o déficit en el sistema puede causar graves problemas de salud; por ejemplo, una debilidad muscular marcada que tal vez, en principio, las personas que lleven una vida sedentaria tomen por fatiga, pero que puede agravarse, y que en los deportistas acarrea consecuencias serias.

funciones y diferencias

También el cuerpo humano queda más expuesto a las infecciones, se producen alteraciones en el sistema nervioso y comienzan a fallar funciones, como la concentración o los reflejos. En el caso de los hombres, se comienzan a presentar problemas en la próstata, que en un primer momento pueden ser asociados a otra causa, hasta que se detectan los niveles muy bajos de Alanina en el organismo y se recomienda el consumo de algún suplemento para contrarrestar la pérdida, como la Beta Alanina.

Su consumo en grandes cantidades no es recomendable para quienes sufran enfermedades hepáticas o renales, sin la estricta indicación de un médico. Asimismo, al contrario, es aconsejable incrementar su ingestión en ciertos problemas puntuales, según varios estudios realizados, entre ellos muchos relacionados con los nervios.

Por ejemplo, cuando hay problemas en el sistema nervioso se indica una falta de este aminoácido, que puede ser suplido con ayuda, y lo mismo ocurre en los casos de trastornos de la personalidad, estrés, depresión o angustia.

¡Deja un comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más sobre Beta Alanina

To Top