Connect with us
diferencias kale y berza
Recetas

Kale, el superalimento del verano, y cómo prepararlo

Descubre hoy una de las recetas más sencilla y nutritivas que puedes hacer con Kale: ¡salteado variado con patata dulce!

Si en 2016 el alimento del año fue la quinoa, o quinua, en este 2017, el protagonismo recae en una verdura muy poco conocida y menos identificada como es el kale. Confundida habitualmente con la berza, si bien comparte familia y propiedades alimenticias, el kale presenta unas características propias, perfectas para cuidar la alimentación en verano y durante todo el año.

Extra: Receta de ensalada de judías verdes y queso de cabra

¿Por qué? Preguntados los nutricionistas, destacan entre algunas de las propiedades del Kale su bajo valor calórico. Esto se debe a que su composición tiene una alta proporción de agua, así como otros minerales y vitaminas como son el calcio, el hierro o el magnesio. Por contra, aporta menos proporción de hidratos y solo un 3% de fibra.

Un alimento para controlar el colesterol

Tal es su aporte a la absorción de calcio, que numerosos estudios han confirmado que el Kale ayuda a absorber mejor el calcio que la propia leche procesada. De ahí que los nutricionistas recomienden su consumo habitual en aquellas personas que han optado por una dieta sin lácteos o con una presencia de estos residual.

Propiedades exclusivas
La ración media de Kale al vapor aporta únicamente 45 Kcal por cada 100 gramos de consumo, una cantidad que es mínima incluso entre las verduras de cuya familia forma parte. A diferencia de ellas, no aporta apenas antinutrientes como fitatos o taninos, presentes en otras verduras.

En una sociedad en la que la obesidad afecta a más de un 15 por ciento de la población, con especial preocupación por la deriva de la obesidad infantil, los problemas cardiológicos aumentan debido a la obstrucción de las venas. Alimentos como el kale ayudan a regular el exceso de colesterol malo y refuerza la presencia del colesterol bueno.

Cómo preparar el kale

recetas con kale

La ventaja que aporta el kale para la dieta de verano es que se puede consumir tanto en fresco y crudo, siempre con un conveniente lavado, como cocido. Del Kale se aprovechan tanto los tallos como las hojas, del mismo modo que ocurre con acelgas y berzas. Esta modalidad de col rizada, sin embargo, no requiere de gran cantidad de agua para su cocción, ya que de esta forma se salvaguardan sus propiedades y minerales.

Especialmente recomendado para los salteados de frutas o los chips, el kale es un alimento de gran versatilidad en la cocina: desde salsas a guisos o batidos verdes. De cara al verano os proponemos una receta fácil y sabrosa de salteado de kale con batata, otro de los alimentos estrellas de 2017.

Receta de salteado de Kale con batata

Receta de salteado de Kale con batata

Ingredientes

  • 1 manojo de hojas verdes del kale
  • 1 patata dulce (batata)
  • Sal marina al gusto
  • 2 dientes de ajo
  • Una pizca de tomillo fresco
  • 2 cucharadas de aceite de oliva extra virgen o AOVE
  • El zumo de un limón
  • Un par de hojas de cilantro (opcional)

Preparación

  1. En primer lugar debemos retirar la piel de la batata y cortarla en cubos. Se reserva mientras se cuecen las hojas verdes del kale en una taza de agua fría.
  2. En el momento en el que rompe a hervir, se agrega la sal y se cubre de agua. Si las hojas son tiernas, bastará con 5 minutos para que la verdura esté en su punto. El mayor error sería sobrecocinar el kale, ya que perdería sus propiedades.
  3. Al igual que con la pasta, se corta el hervor con un buen lavado en agua fría.
  4. Se exprime bien y se pica al gusto.
  5. En una sartén con aceite de oliva, se doran el ajo y el tomillo. En el momento en el que el ajo comienza a tomar color, se suma la batata y se saltea.
  6. Seguidamente, se agrega el kale cortado y se deja cinco minutos salteando a fuego medio.
  7. Finalmente se rocía con el zumo de un limón y se deja reposar al fuego durante un minuto.
  8. Servir inmediatamente.
https://mindfit.club/recetas/kale/

Más allá de convertirse en una moda, la demanda de productos ecológicos y naturales ha obligado a los grandes supermercados a hacer un hueco en sus estantes para ofrecer productos como la quinoa– fuente de grandes dosis de proteínas y fibras-, el edame, el tofu o la panela, o lo que es lo mismo, la primera extracción de azúcar sin refina de la caña de azúcar, o las leches vegetales caseras, como las bebidas de soja.

¡Deja un comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más sobre Recetas

To Top