Connect with us
Garbanzos con espinacas: Receta de potaje fácil, sencilla y deliciosa
Recetas

Espinacas con garbanzos, un plato tradicional y muy sabroso

Espinacas con garbanzos, aprende a preparar esta receta de la forma más tradicional

Las espinacas con garbanzos son un plato muy tradicional en la dieta mediterránea, especialmente en la gastronomía andaluza. El gusto tan característico de esta receta se debe al uso de productos de la tierra ricos y muy sabrosos, como el pimentón de la Vera, en la provincia de Cáceres.

Además de ser una receta vegetariana y vegana, es también un plato de cocina de aprovechamiento, pues en ella se utiliza pan frito, que puede ser pan sobrante del día anterior que esté poniéndose duro.

A diferencia de otras alternativas con verduras, en este caso sí hay fritura, del pan y los ajos, pero en aceite de oliva, que es menos perjudicial que otros tipos de aceite.

Tiempo de preparación

40 minutos

Rinde

3 personas

Receta fácil de espinacas y garbanzos

Receta fácil de espinacas y garbanzos

Ingredientes

  • 1/2 kilo de espinacas congeladas
  • 200 gramos de garbanzos cocidos
  • 3 dientes de ajo
  • 3 rebanadas de pan frito
  • 1 cucharada de pimentón de la Vera
  • 1 cucharadita de comino molido
  • 2 cucharadas de vinagre
  • Un poco de agua
  • 2 hojas de laurel
  • Aceite de oliva, sal y pimienta

Preparación

  1. Las espinacas congeladas las cocemos durante unos 8-10 minutos en agua hirviendo con sal. Cuando pase ese tiempo, se escurren y se dejan en la olla.
  2. En una sartén, vertemos un poco de aceite de oliva y freímos las rebanadas de pan. Cuando el pan esté frito, lo sacamos y lo reservamos. En el aceite freímos también los ajos laminados y reservamos junto al pan.
  3. En ese mismo aceite, que tiene el sabor del pan y de los ajos. Añadimos las espinacas, las hojas de laurel y un poco de sal y pimienta, y dejamos sofreír un poco, añadiendo también pimentón.
  4. En un mortero añadimos el pan frito, los ajos, medio vaso de agua y el vinagre. Lo molemos todo y lo añadimos a las espinacas. El último paso es añadir los garbanzos lavados.
  5. Finalmente, dejamos cocinar en la sartén durante 15-20 minuos a fuego lento.

Notas

Como otras muchas recetas, esta admite variaciones y en cada familia se prepara de manera diferente. Hemos propuesto una de las más sencillas y rápidas, que es haciendo uso de espinacas congeladas y garbanzos cocidos de bote.

Sin embargo, si se usan espinacas ya cocidas, no hace falta dedicar casi 10 minutos a prepararlas. Con los garbanzos ocurre igual, otra alternativa es optar por garbanzos frescos, aunque para ello hay que dejarlos al menos 10 horas en remojo y cocerlos durante un par de horas como mínimo.

A esta misma receta se le puede añadir bacalao, piñones y otros frutos secos, pimiento morrón o un huevo frito, y así gana en contenido proteíco, aunque también en calorías.

¿Sabías qué…?

Los garbanzos, como muchas otras legumbres, son cultivadas en todo el mundo. En el caso de los garbanzos, es de los alimentos de este tipo más asociados a la cultura mediterránea, de ahí su presencia en platos tan conocidos en el Islam como el hummus.

Aunque su siembra y recogida depende de cada zona, a partir de agosto pueden consumirse, por lo que esta receta es una buena opción para el verano, por tratarse de productos de temporada.

En lugares como Sevilla, las espinacas con garbanzos es una de las tapas con más historia. Tanto las espinacas como los garbanzos son alimentos muy consumidos en el Mediterráneo, pues los botánicos apuntan que esta verdura se cultivó por primera vez en Persia y que llegó a España de mano de los árabes en el siglo XI, hasta Al-Andalus.

Por su capacidad nutritiva y su bajo precio, se trata de una receta muy habitual en todas las familias

¡Deja un comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más sobre Recetas

To Top