Connect with us
Crumble de frutos rojos con avena y almendras
Recetas

Receta fácil de crumble de almendras y fresas

Crumble de almendras y fresas, un postre rico y sabroso a base de frutas y frutos secos

Los postres también pueden ser saludables. Existe esa idea generalizada que dice que todos los postres son muy calóricos y que si se quiere mantener la línea, hay que renunciar al postre o bien decantarse por recetas que son menos ricas y sabrosas.

Con este crumble de almendras y fresas vamos a desmontar esa idea. Un crumble es un pastel con frutas, habitualmente lleva harina, mantequilla y azúcar, pero en esta ocasión sustituimos estos ingredientes por ingredientes menos calóricos.

Tiempo de preparación

40 minutos

Rinde

6 personas

Crumble de almendras y fresas

Crumble de almendras y fresas

Ingredientes

  • 1 huevo y 2 claras
  • 1 cucharadita de vainilla líquida
  • 2 cucharadas de azúcar de coco
  • 50 gramos de harina de avena
  • 40 gramos de almendras molidas
  • 3/4 de cucharadita de estevia blanca en polvo
  • 1 cucharadita de levadura
  • 150 gramos de fresas cortadas en láminas
  • 50 gramos de copos de avena
  • 1 cucharada de aceite de coco
  • 1 cucharada de panela molina

Preparación

  1. El primer paso es precalentar el horno a 180 grados. Para la receta vamos a necesitar un molde de silicona o bien de otro material, pero en ese caso necesitamos papel vegetal.
  2. En un bol, mezclamos el huevo, las claras y la vainilla junto al azúcar de coco, hasta disolver por completo.
  3. Al finalizar, en otro recipiente vertemos la harina de avena, la levadura, la estevia en polvo y se tamiza sobre los ingredientes líquidos. Añadimos a toda la mezcla las almendras molidas que no es necesario tamizarlas. Trabajamos un poco la masa hasta que quede homogénea y sin grumos.
  4. A continuación, ponemos la masa en el molde y distribuimos las fresas cortadas por la mitad hasta conseguir dos o tres capas de fruta.
  5. El siguiente paso es mezclar los 50 gramos de avena, el aceite de coco y la panela molida. Cuando todos se integren, se esparcen sobre las fresas hasta cubrirlas completamente.
  6. Por último, horneamos durante 25 minutos a 189 grados. Para comprobar si está suficientemente hecho usamos la técnica del palillo. Introducimos un palillo en la masa, y si está limpio y seco es porque el pastel ya está en su punto. Si sale humedecido, todavía necesita unos minutos más de horno.
  7. El crumble se toma frío, de modo que hay que dejar reposar un poco para que se atempere antes de consumirlo, y si es posible, dejar que enfríe sin introducirlo en el frigorífico.

Notas

El crumble es la denominación genérica para referirse a cualquier pastel con frutas, pero las más utilizadas para este tipo de postre suelen ser los frutos rojos: moras, fresas, cerezas, frambuesas… y también otras como uvas, peras, manzanas.

Para esta receta son más apropiadas las frutas que proporcionen un sabor ligeramente ácido, como las que hemos comentado. La masa se puede hacer con harina y mantequiila o con ingredientes que sustituyan a estos productos, en este caso también lleva harina, pero de avena, que es menos calórica.

En algunas recetas se emplean galletas molidas, como ocurre con las tartas de queso. La avena y los frutos secos son una alternativa más saludable.

¿Sabías qué…?

Se cree que el crumble es un postre o un plato dulce que nació debido al racinoamiento de alimentos existente en Inglaterra durante la Segunda Guerra Mundial. En los países británicos, el crumble está asociado a las estaciones de otoño e invierno.

Aunque en verano es más agradable tomarlo frío, en muchos momentos del año se puede tomar caliente o templado, y acompañado de una boda de helado de vanililla o un poco de sirope.

Si se toma frío, como es un postre crujiente, se puede asemejar a una barrita energética, por la presencia de avena, frutos secos y fruta.

¡Deja un comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más sobre Recetas

To Top