Connect with us
mascarilla facial
Tratamientos

Cosas que debes saber antes de usar una mascarilla

mascarilla facialEstoy segura de que en más de una ocasión te has puesto una mascarilla en tu rostro. Son como un tratamiento profesional que te dejan la tez perfecta en tan solo 10 minutos, y lo mejor de todo es que te lo puedes hacer tu misma en casa.

La sensación que dejan tras el periodo de mimo y relajación es realmente agradable, y sus efectos son visibles nada más retirarlas: una piel fresca y rellena, limpia y desintoxicada, mucho más suave y revitalizada.

Sé que sabes utilizar una mascarilla, después de todo, solo hay que aplicarla en la cara, esperar y retirar. Pero seguro que hay detalles que desconoces. Por eso hoy voy a hablar de las cosas que debe saber antes de comprar y usar una mascarilla facial. Atenta porque seguro que te sorprenderás con algunos de los consejos.

Elige según tu tipo de piel

Si tienes el cutis seco, opta por una máscara en crema o una de sábana para proporcionarle una hidratación adicional a tu epidermis.

Para pieles grasas o propensas al acné, lo mejor es una máscara de arcilla, carbón o barro para eliminar las impurezas, pues deja una tez más clara y limpia. La arcilla también absorbe el exceso de grasa, pero es importante no hacerlo muy a menudo para no resecar. Las de carbón pueden usarse para ayudar a destapar los poros y absorber los contaminantes.

Si tienes la tez sensible o con eczema, opta por una mascarilla totalmente natural para evitar la irritación y no la dejes por mucho tiempo. Las pieles maduras se beneficiarán de un producto rico en antioxidantes y vitaminas que la rellenen y protejan de la oxidación, como estas de aquí.

Prepara tu piel

Antes de aplicar el producto, es muy importante que limpies tu tez para asegurarte de que no hay suciedad, restos de maquillaje, ni bacterias en ella, y que así los activos se puedan absorber sin problemas.

Si no llevas maquillaje, un limpiador sin aclarado como el agua micelar es perfecto, ya que elimina las impurezas, los restos de maquillaje o el aceite extra que hay en tu cutis sin resecarlo.

Si te has puesto maquillaje o si es el final del día, lo mejor es que laves tu cara dos veces, primero con un limpiador en aceite para retirar el maquillaje, la grasa extra y cualquier otra suciedad grasienta; y después con un limpiador a base de agua que elimine el sudor, la contaminación, y demás impurezas de la tez.

Una vez que el cutis esté completamente limpio, sécalo suavemente con un tissue (no se te ocurra arrastrarlo con un a toalla) antes de aplicar la máscara. Como siempre, asegúrate de que tus manos o la herramienta de aplicación también estén bien limpias.

Lee y sigue las instrucciones

Sé que puede ser tedioso, e incluso repetitivo, pero es necesario leer las instrucciones de cada producto para el cuidado de la piel que uses, incluyendo las mascarillas. ¡Las instrucciones están ahí por una razón!

Las de tipo peel-off a menudo recomiendan que el tiempo de actuación sea solo 10 minutos, mientras que las máscaras hidratantes o las de arcilla suelen recomendar 15 ó 20 minutos. Otras incluso se pueden dejar puestas durante toda la noche.

De cualquier manera, las pautas están ahí por una razón, y si te dejas la máscara puesta demasiado tiempo podría agravar tus problemas, y en el caso de las de arcilla, resecar tu tez.

Más tiempo no siempre es mejor

Dejar la máscara puesta más tiempo no es necesariamente mejor para el cutis.

Por ejemplo, las de sábana crean una barrera para infundir intensamente a el cutis con ingredientes hidratantes y antienvejecimiento. Pero si se seca, comenzará a succionar la humedad de la dermis.

La regla de oro para este tipo de mascarillas es dejarlas puestas durante 20 minutos como máximo, lo suficiente como para entregar los ingredientes activos, pero sin dejar que se seque del todo. Y nunca duermas con ellas puestas, pues te despertarás con la tez seca como el papel.

Lo mismo ocurre con las de arcilla o carbón, si se dejan más tiempo del recomendado, pueden llegar a resecar demasiado el cutis, algo que no es nada recomendable.

Son totalmente aptas para las personas con piel súper sensible

Muchas máscaras tienen propiedades hidratantes y calmantes, que son ideales para las pieles sensibles. Sin embargo, dado que está infundiendo una gran cantidad de ingredientes en la tez, lo mejor es que busques una opción que no contengan irritantes potenciales para la epidermis, como colorantes sintéticos, fragancias sintéticas y parabenos.

Y no solo se trata de los ingredientes que lo componen, si es una mascarilla de sábana también es importante el material de la propia sábana. Trata de evitar tejidos que están blanqueados y opta por el mataría de hidro-gel libre de irritantes para la piel.

En caso de duda, elige ingredientes naturales

Las mascarillas de origen natural utilizan las cualidades rejuvenecedoras de las frutas, hortalizas, arcillas y granos para nutrir, exfoliar e hidratar la piel.

Frutas como la papaya, la naranja, el plátano y el tomate se utilizan comúnmente en estas máscaras. El pepino y la miel se utilizan por sus propiedades refrescantes y anti-manchas. Y las arcillas y el carbón tiene un efecto desintoxicarte ideal para los cutis grasos o mixtos.

Las máscaras hechas en casa también ayudan en cierta medida, pero deben ser aplicadas y lavadas adecuadamente para evitar cualquier reacción por una aplicación excesiva.

No sobre-enmascares tu cutis

Algunos productos limpiadores y desintoxicares como las que tienen base de arcilla o carbón, y las que tienen formato en sábana se pueden usar una o dos veces a la semana como mucho, mientras que los productos hidratantes que vienen en gel, y las máscaras para dormir se pueden usar de tres a cuatro veces a la semana.

Practica el multimasking

El multimasking puede parecer abrumador, pero en realidad es realmente beneficioso para tu piel. Lo más importante a tener en cuenta es asegurarte de que las máscaras se complementan entre sí. ¡No tiene sentido usar dos productos que hidraten!

Sin embargo, una mascarilla desintoxicante seguida de una iluminadora o hidratante es una combinación excelente. También puedes utilizar varios productos al mismo tiempo para apuntar a los problemas de diferentes áreas.

Por ejemplo, puedes atacar tus poros con una tira para la nariz o una mascarilla de carbón alrededor de la zona T, mientras usas una máscara iluminadora e hidratante en tus mejillas y frente. Nuestra combinación favorita es una desintoxicante de arcilla y carbón seguida de una de sábana hidratante.

Lo recomendable es usar un producto con arcilla o desintoxicante no más de dos veces a la semana, sin embargo, puedes usar una mascarilla de sábana o para dormir todos los días si quieres.

Continue Reading
También te puede interesar...
¡Deja un comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más sobre Tratamientos

To Top