Connect with us
Pelo

Cuándo usar un champú sin sulfatos

Mucha gente ya ha dado el salto y ha cambiado su champú convencional por un champú sin sulfatos. Los resultados y las diferencias son notables. Pero, ¿qué pasa con quienes aún no lo tienen claro? Quizás, tras leer cuándo usar un champú sin sulfatos y conocer las ventajas que ofrecen, cambien de opinión

Cuándo usar un champú sin sulfatos

Es innegable que la higiene personal y el cuidado del cuerpo están alcanzando niveles impensables hace años. La especialización de los productos no hace sino mejorar y multiplicar sus ventajas. En este sentido, el cabello ocupa un lugar preponderante y, ahora mismo, los champús sin sulfatos son el producto estrella. Por tal motivo, todo el mundo debería saber como usar un champú sin sulfatos, por si considera cambiarse de su champú habitual y si además eres nuevo o desconocías el mundo de los champús sin sulfatos, deberías conocer los mejores champús sin sulfatos del mercado.

¿Cuándo usar un champú sin sulfatos? Básicamente, en cualquier momento que queramos mejorar la salud de nuestro cuero cabelludo. Los champús sin sulfatos sustituyen los agentes químicos de los champús convencionales, por ingredientes naturales y no agresivos. El resultado, a pesar de que requiere de un tiempo, es sencillamente impresionante.

Eso sí, hay algunas consideraciones de los champús sin sulfatos que debemos tener en cuenta antes de comenzar a usarlos:

  • Son más caros – Los sulfatos son químicos extremadamente baratos, por lo que el precio de los champús con sulfatos es muy asequible. Mientras, los ingredientes naturales de los champús sin sulfatos hacen que el precio de estos sea bastante más caro que los champús convencionales.
  • Sin acondicionador ni mascarilla – Por un lado, el champú sin sulfatos es más caro que el convencional, por otro, te ahorrarás el acondicionador y la mascarilla. El efecto de los champús naturales en tu cabello es de tal calidad que no requerirás otros productos para complementar la limpieza.
  • ¿Espuma? – Asociar espuma a limpieza es un error y los champús sin sulfatos te ayudarán a entenderlo. Los tensioactivos son los químicos que reaccionan al contacto con el agua creando espuma. Estos químicos son ingredientes que los champús con sulfatos comparten con detergentes y lavavajillas. Esto da una idea de lo que estamos usando para lavar nuestro pelo.
  • No huelen a nada – Los champús sin sulfatos no suelen oler a nada, pues los perfumes que llevan los champús convencionales, están cargados de químicos. Lo normal es que estos champús sin sulfatos no huelan, o incluso que huelan fuerte. No obstante, algunos cuentan con elementos como limón, menta, hierbabuena o aloe vera que sé le dan algo de perfume al champú sin sulfatos.

Y ahora que sabemos cuándo usarlos, es hora de saber por qué usar un champú sin sulfatos y las ventajas que estos aportan a tu cuero cabelludo.

Cómo usar un champú sin sulfatos

Como todo en la vida, habrá quien piense que aprender cómo usar un champú sin sulfatos es una pérdida de tiempo. Y puede que tenga razón, pero también puede que no. De hecho, a la hora de saber cómo usar un champú sin sulfatos, lo primero que deberíamos hacer es mirar las recomendaciones del fabricante y saber que son los sulfatos.

Al final, como en todos los productos con una fabricación masiva, cada marca tiene sus propias características. En el caso de los champús naturales, no iba a ser menos. Cada champú tendrá una aplicación específica y conviene buscarla antes de usarlo. Esto no quita para que la mayoría de los champús 100% orgánicos tengan una forma de usarse más o menos genérica que, en muchos aspectos, es distinta a los champús convencionales.

Si quieres saber cómo usar un champú sin sulfatos, debes seguir estos pasos:

  • Pelo mojado – El inicio del lavado, en este caso, sí es similar al de los champús convencionales. Antes de comenzar a lavar el pelo, lo más recomendable es mojarlo y hay un motivo. La interacción del champú sin sulfatos con el pelo mojado es mucho más eficaz. Por otro lado, también se hace más fácil lavar un cabello mojado que uno seco.
  • No repartas, masajea – Con el pelo mojado, cogemos la cantidad que creamos de champú sin sulfatos y la echamos en el pelo. A partir de ahí, comienza el ritual. Nada de restregar por el pelo como si nada. Al contrario, debes masajear el producto y repartirlo por tu cabello usando las yemas de los dedos. Hazlo despacio, siente como se mueve tu cuero cabelludo con tus manos y realiza dicho masaje con movimientos circulares. Comienza en la coronilla y ve bajando por toda la cabeza. Esta aplicación te debe llevar entre 2 y 3 minutos. No tengas prisa.
  • El champú debe actuar – Como te hemos dicho, antes de usar el champú sin sulfatos, deberías haber leído las instrucciones del fabricante. En ellas, encontrarás información como el tiempo que debes dejar actuar el producto, antes de retirarlo. Lo normal es que te pidan otros 2-3 minutos. No obstante, habrá alguno que requiera algo más de tiempo y, por el contrario, otros que te pidan retirarlo nada más echarlo. Lo dicho, según fabricante.
  • Aclarado – Cuando haya pasado, o no, el tiempo establecido, toca aclarar el cabello y retirar el producto con agua tibia abundante. No obstante, si puedes aguantarlo, lo recomendable es realizar todo el aclarado con agua fría. Y es que el agua a baja temperatura, te ayudará a cerrar las puntas y, de paso, dará un aporte inesperado de brillo a tu pelo.
  • Mascarilla y acondicionador – El poder de limpieza de los champús sin sulfatos es tal, que no requieren de productos complementarios para cuidar el pelo. Así, tanto la mascarilla como el acondicionador son prescindibles en nuestra rutina de cuidado del cabello. No obstante, si quieres usarlas, por supuesto, eres libre de hacerlo.

Por qué usar un champú sin sulfatos

Cuando alguien pregunta por qué usar un champú sin sulfatos, la respuesta podría ser otra pregunta: ¿por qué no? La comparación de estos champús naturales con los champús convencionales es abrumadora. Las ventajas que ofrece son totales y el único inconveniente lo encontramos en el precio, pero no en la composición o en los resultados que ofrece.

No obstante, conviene repasar algunos de los motivos por los que usar un champú sin sulfatos, para comprobar que todo son ventajas.

Recupera las defensas naturales del pelo

El cuero cabelludo genera un aceite natural llamado sebo que sirve como defensa natural contra los agentes externos. El poder de detergencia de los champús con sulfatos es indiscriminado, limpia tanto la suciedad, como esta grasa natural, dejando al pelo desprotegido, seco y sin el brillo natural que aporta el sebo. Además, como estos champús requieren lavados cada vez más habituales, no dan tiempo a que el sebo vuelva a salir

Por su parte, los champús sin sulfatos, no sólo no retiran esos aceites naturales, sino que potencian la protección que ofrecen, al mantener la humedad en el pelo. El resultado es un cabello brillante, fuerte y con aspecto renovado.

Caída de cabello

Los sulfatos, por sí solos, no tienen la capacidad de adhesión suficiente como para limpiar el pelo. Para conseguirlo, los fabricantes le añaden aceites químicos que facilitan esa labor. El problema es que esos aceites sintéticos se quedan pegados al cabello y acaban por depositarse en los folículos pilosos, obstruyendo la salida e impidiendo la creación de pelo nuevo. Si no se retiran estos residuos, acaban por dejar inservibles los folículos, derivando en calvicie.

En este sentido, los champús sin sulfatos retiran los residuos de los folículos pilosos, dejándolos limpios y listos para seguir generando nuevo pelo.

Protege el pelo teñido y los tratamientos de queratina

Los sulfatos de los champús convencionales también se llevan por delante los pigmentos de color en pelo teñido, así como la queratina de los carísimos tratamientos de alisado. Esto deriva en que tintes y alisados, si no nos lavamos el pelo con un champú sin sulfatos, duran mucho menos de lo que deberían.

De hecho, tras hacernos estos tratamientos, lo normal es que en la peluquería nos recomienden algún champú sin sulfatos específico. No solo protegerán el color y el alisado, sino que prolongarán su permanencia por encima de la duración habitual.

Sin alergias ni reacciones

Mucha gente es alérgica a los químicos y ni siquiera lo sabe. Por tal motivo, algunos ingredientes de los champús sin sulfatos, pueden provocar eczemas, rojeces, picores, incluso reacciones más contundentes.

Estos ingredientes pueden penetrar en el cuero cabelludo, a través de las glándulas sebáceas o los folículos pilosos, pero también a través de la dermis. El problema más grave podría llegar si ese elemento alérgico llega a entrar en el torrente sanguíneo y moverse por todo el cuerpo. Este problema no es tal con los champús sin sulfatos, toda vez que todos sus ingredientes son 100% naturales.

Adiós a los ojos rojos

No es lo habitual, pero si por un casual nos caía algo de champú convencional en los ojos, veíamos las estrellas del escozor y, además, se nos quedaban rojos durante un buen rato.

Por el contrario, los champús sin sulfatos, al estar formulados con ingredientes naturales, no afectan a los ojos, ni siquiera cuando caigan de lleno dentro de ellos.

Continue Reading
También te puede interesar...
¡Deja un comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más sobre Pelo

To Top