Connect with us
masaje tui na chino
Masajes

Masaje Tui Na, de la tradición china a Occidente

Tui Na, una de las técnicas de masaje más antiguas que se conoce: descubre ahora todos sus beneficios y cómo realizar uno paso a paso.

El origen en la medicina China

Los masajes tradicionales chinos se asientan en su milenaria y peculiar medicina. Tres milenios antes del nacimiento de Cristo, es decir hace cinco mil años, cuando apareció la escritura en China, fue escrito el Canon de Medicina Interna (Hoang Ti Nei King) atribuido al Emperador Amarillo, un tratado de anatomía que describe el Yin y el Yang, los cinco movimientos, los órganos y vísceras (zang-fu) la energía que recorre el universo y anima el cuerpo, llamada qi o chi y las características de la sangre (xue).

También describe diversas enfermedades y la forma de sanarlas mediante el uso de la acupuntura. Según algunos autores, el empleo de agujas y el conocimiento de los meridianos energéticos es mucho más antiguo que este tratado; de hecho, estiman que ya en la remota Edad de Piedra se empleaban agujas de piedra llamadas ban hasta que, en la edad del bronce ya empezaron a usarse las de metal.

Para comprender el trabajo a realizar en el campo del masaje es conveniente conocer, al menos someramente, la concepción china del universo y del cuerpo porque al igual que otras técnicas asiáticas, el masaje tradicional chino se asienta sobre una visión integradora del hombre con su entorno.

Está compuesto por dos formas diferentes que pueden utilizarse conjuntamente o por separado: Tui Na, centrado en el trabajo sobre los músculos, y Zhi ya, centrado en la labor sobre puntos de acupuntura.

El Yin y el Yang

En el universo nada está quieto, nada es inmutable. Su permanente cambio se establece de acuerdo a dos principios contrapuestos: el Yin y el Yang.

  • El primero, de naturaleza femenina, se manifiesta en lo pasivo, frío, oscuro, en lo que tiende a ir hacia abajo, etc.
  • El segundo, masculino, en lo activo, caliente, claro, en lo que tiende a ir hacia arriba.

Lejos de ser las únicas características del Yin y del Yang, éste está presente en todas las cosas y situaciones, allí donde sea posible la dualidad: la noche, por ejemplo, es yin mientras que el día es yang; la tierra, receptiva, es ying mientras el cielo.

Sin el yin no puede haber yang y viceversa. Estas dos fuerzas no pueden ser absolutas; crecen y decrecen constantemente y, cuando llegan a un punto crítico, se convierten en su opuesto. Un exceso de yin se transforma en yang y uno de yang, se trasforma en yin; al día sigue, paulatinamente mediante el crecimiento de la oscuridad, la noche.

Para los médicos chinos, la falta de armonía entre el yin y el yang es lo que produce la enfermedad.

Se consideran órganos yang aquellos destinados a transformar el alimento: estómago, intestino grueso, intestino delgado, vesícula biliar y vejiga. Los órganos yin son: corazón, bazo, pulmón, riñón e hígado.

Los Cinco Elementos

Para la filosofía china todo lo que existe en el universo está formado por cinco elementos: fuego, tierra, metal, agua y madera que se relacionan entre sí dando lugar a tres tipos de movimiento: generación, dominación y usurpación.

En el ser humano, cada órgano, cada emoción, cada tejido, así como las diferentes secreciones, están asociadas a uno de los elementos y esto permite ver cómo repercute su desequilibrio en el conjunto del organismo.

Ley de Generación

Si los elementos se colocan en orden formando un círculo (o un pentagrama), lo primero que se observa es la ley de generación; cada elemento engendra el siguiente, en el sentido de las agujas del reloj:

  • La madera engendra el fuego
  • El fuego engendra la tierra
  • La tierra engendra el metal
  • El metal engendra el agua
  • El agua engendra la madera

Cada elemento se considera madre del siguiente. Por lo tanto, si hay, por ejemplo, un continuo exceso de madera (vesícula, hígado) los órganos de fuego, como el corazón, termina enfermando.

Ley de la dominancia

A través de la ley de la dominancia se compensan los desequilibrios y se mantiene más estable la salud. Lo hace a través del control del crecimiento o del exceso en cada uno de los elementos.

elementos chinos tradicionales

Para hacerlo más comprensible, se dice que el abuelo controla al nieto:

  • La madera controla la tierra (se nutre de ella).
  • La tierra controla el agua (la absorbe)
  • El agua controla el fuego (lo apaga)
  • El fuego controla el metal (lo funde)
  • El metal controla la madera (la corta)

Así, la tristeza (metal) debilita el hígado (madera).

Ley de la usurpación

Por último, la ley de usurpación o contradominancia indica que se produce cuando el elemento dominante (abuelo) está muy débil y el dominado (nieto) se rebela.

Cada síntoma, cada manifestación del cuerpo o de la psiquis, tiene cabida en este esquema y las interacciones que se producen entre los diferentes órganos, observadas bajo la lupa de los cinco elementos, dan lugar al diagnóstico preciso y a la cura que se aplique.

La energía

Los médicos chinos de la antigüedad descubrieron en el cuerpo humano una serie de puntos especialmente sensibles y, al unir unos con otros, vieron que componían una serie de líneas verticales a las que llamaron meridianos. Por ellos circula la energía vital, conocida bajo el nombre de Chi o Qi. Cada elemento tiene dos meridianos asociados, uno yin y el otro yang:

  • Madera: Meridiano de hígado (yin) y meridiano de vesícula biliar (yang)
  • Tierra: Meridiano de bazo (yin) y meridiano de estómago (yang)
  • Agua: Meridiano de riñón (ying) y meridiano de vejiga (yang)
  • Fuego: Meridiano de corazón (yin) y meridiano de intestino delgado (yang)
  • Metal: Meridiano de pulmón (yin) y meridiano de intestino grueso (yang) 

Hay dos meridianos que no están asociados a ningún elemento:

El meridiano termoregulador, Du Mai o Vaso Gobernador, cuya función es regular los excesos de la temperatura, yang) y el meridiano Ren Mai, o Vaso Concepción, o Meridiano de Circulación-sexualidad, que regula los excesos de energía, yin).

La falta de equilibrio entre el yin y el yang, produce la enfermedad; pero como estas dos fuerzas están presentes en todo lo que existe, para la medicina china no sólo es importante palpar, oler, preguntar y escuchar al paciente sino, también, observar su relación con el exterior, ya que en él también la energía está presente e interactúa con el organismo.

Preguntas tales como qué tipo de ambiente o paisaje prefiere, en qué clima se encuentra más cómodo o qué colores suele usar habitualmente en la ropa, dan información sobre el intercambio energético, sobre las necesidades y los posibles desequilibrios.

Cuanto mejor se comprenda la filosofía que sustentan la medicina y el masaje chino, más sabiamente se moverán las manos sobre el cuerpo del paciente, mejor se comprenderá también su psiquis y más beneficios se le podrán otorgar en cada sesión.

Masaje Tui Na

La palabra Tui Na, que es el nombre que recibe el masaje chino, alude a dos tipos de manipulación empleadas en él: Tui fa, que significa presionar y desplazar al mismo tiempo, y Na fa, que quiere decir sujetar y traccionar la piel.

curso de masaje tuina

Utensilios

En el masaje Tui Na se emplean, fundamentalmente, las manos, pero en ocasiones también se pueden usar los codos. Para recibir este masaje, el paciente puede estar con ropa o sin ella.

Cuando se trabaja sobre el cuerpo desnudo se emplean aceites para favorecer el deslizamiento y, obtener un beneficio mayor, o también linimentos y cataplasmas de hierbas, con el mismo fin.

Beneficios

El Tui Na beneficia al paciente en dos planos: el material y el energético.

En el plano material contribuye a regular la circulación sanguínea, coloca en la posición idónea los músculos, moviliza las articulaciones afectadas por procesos reumáticos, induce a la relajación y soluciona procesos dolorosos.

En el plano energético activa la correcta circulación del Qi de manera que llegue a todos los tejidos; resuelve los bloqueos energéticos y fomenta la armonía del cuerpo y de la mente.

Preparación del paciente

El paso previo a la realización de este masaje es una entrevista con el paciente que permita al terapeuta conocer sus peculiaridades.

Por una parte, observando su aspecto exterior puede dilucidar rápidamente si quien va a recibir el masaje es una persona con una constitución predominantemente yang o, por el contrario, predominantemente yin:

  • Excesivamente yang: Se perciben entre otras cosas, en el exceso de calor: cara roja, transpiración profusa, corpulencia, hiperactividad. Suelen comer y beber en exceso.
  • Excesivamente yin: Por lo general son personas obesas, de movimientos lentos, que tienden a retener líquidos y a necesitar muchas horas de sueño. Suelen tener las manos y los pies fríos.
  • Déficit de yang: Quienes tienen un déficit de yang son personas delgadas y más bien, pálidas. Es habitual que padezcan dolencias crónicas leves y que éstas se manifiesten, sobre todo, en invierno.
  • Déficit de yin: Es habitual percibirlo en personas delgadas y de rostro más bien oscuro. Su cuerpo está siempre más caliente que lo que se considera habitual y la piel se muestra seca.

Estas observaciones indican al terapeuta las carencias o excesos del organismo de modo que pueda hacer las manipulaciones concretas para equilibrar el yin y el yang.

Por medio de preguntas conocerá otros aspectos importantes, entre los cuales caben citarse en primer lugar las dolencias que padece y la razón por la que acude a recibir el masaje.

También puede tomar nota del tipo de alimentación que acostumbre a llevar. Naturalmente las respuestas que el terapeuta reciba generalmente le inducirán a formular otras preguntas en una determinada dirección.

Una vez terminada la entrevista, que puede durar alrededor de diez minutos, el paciente se tumba sobre la camilla y se da comienzo al masaje.

Preparación de la habitación

A diferencia de otros tipos de masaje en los que se hace hincapié en el estado de relajación y en la disposición anímica del paciente, el Tui Na no requiere de una ambientación especial (aromas, música).

Lo necesario es un ambiente limpio, despejado y tranquilo, con una camilla para que el paciente se acueste en ella. Si se emplean aceites esenciales, éstos deberán estar presentes. Tampoco requiere una iluminación especial; basta con que sea clara y cómoda.

como hacer masaje chino

Sesión

La sesión de Tui Na, que dura entre diez y noventa minutos, se puede dividir en tres fases:

  • Fase inicial: En ella se producen manipulaciones suaves que tienen por objeto conocer y preparar el cuerpo del paciente.
  • Fase terapéutica: Las maniobras que se realizan en esta fase son de intensidad variable y están de acuerdo a las necesidades del paciente.
  • Fase final: En ella se hacen manipulaciones suaves y relajantes.

Es importante destacar que el Tui Na es un masaje que puede resultar molesto e, incluso, doloroso durante su aplicación ya que los movimientos que el terapeuta haga con manos o codos deben cumplir cuatro condiciones:

  • Deben ser enérgicos
  • Deben ser flexibles
  • Deben ser constantes
  • Deben ser penetrantes

Algunas de las técnicas tienen como fin presionar ciertos puntos específicos que hay en los meridianos para activar o desbloquear la energía.

En el Tui Na hay muchas formas de manipulación y, entre ellas, caben citarse las siguientes:

  • Miet: Aplastar y empujar.
  • An: Presionar y puntear.
  • Nam: Pinzar y sacudir.
  • Do: Percutir.
  • Qia: Clavar la uña (sobre puntos de acupuntura).
  • Bashen: Estiramiento.
  • Nie: Pellizcar.
  • Dou: Vibrar.
  • Mo: Frotar trazando círculos.

El terapeuta decidirá, tras la observación y conversación con el paciente, qué técnicas ha de emplear a lo largo del masaje, escogiéndolas de acuerdo a los fines terapéuticos que persiga como así también el orden en el que serán aplicadas.

Una vez comenzada la sesión, éstas se sucederán unas a otras, sin interrupción. Como es un masaje altamente personalizado, el profesional puede iniciar su trabajo sobre diferentes partes del cuerpo, de acuerdo con las necesidades del paciente.

Contraindicaciones

Ante todo, es importante recalcar que si bien tras una sesión de Tui Na quien lo recibe se siente relajado pero vigorizado, éste no es un masaje apropiado para quienes buscan, fundamentalmente, la relajación del cuerpo y la mente.

No debe utilizarse en personas que padezcan flebitis, heridas abiertas, enfermedades infecciosas o tumores.

Tampoco deben realizarse manipulaciones en el abdomen de las mujeres embarazadas ni en las que están menstruando.

Efectos secundarios

Algunas manipulaciones y presiones sobre puntos especialmente sensibles pueden producir dolor durante la sesión, pero también es posible sentir molestias en los dos o tres días siguientes, sobre todo en aquellas personas que reciben Tui Na por primera vez.

Pasada esta molesta consecuencia, se experimenta una notable mejoría con respecto al estado anterior a haber recibido el masaje.

¡Deja un comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más sobre Masajes

To Top