Connect with us
caracteristicas basicas del masaje ruso
Masajes

¿Cómo es un masaje ruso y en qué se diferencia?

Descubre la modalidad de Masaje RUSO basada en principios de la medicina clínica: ¿Quieres conocer sus efectos positivos en el cuerpo?

Los países europeos occidentales evolucionaron conjuntamente a lo largo de los últimos siglos de la historia, pero la vasta Rusia, como gran potencial mundial que ha sido, se ha distinguido de ellos por desarrollar métodos e investigaciones científicos independientes y propios.

El origen y el desarrollo del masaje en Rusia

En lo que respecta a la práctica del masaje, Rusia también supo distinguirse del resto; mientras los países vecinos aplicaban el masaje clásico o sueco basado en la anatomía humana y con el objeto de mejorar su estado físico, ellos lo aplicaron desde la perspectiva de los aspectos fisiológicos con el fin de curar enfermedades concretas y de mejorar el funcionamiento de los órganos.

La inclusión del masaje en las terapias clínicas la inició el Doctor M. Y. Mudrov, al que le siguieron las investigaciones de los especialistas en medicina interna, doctores Bodkin, Ostroumov y Zaharyin —quienes demostraron los efectos del masaje sobre el organismo—.

Zaharyin, por ejemplo, describió todos los dermatomos y las alteraciones que se producen sobre la piel cuando existe una disfunción orgánica; la influencia del masaje sobre las funciones corporales fueron descritas por Monassein, médico de renombre; Gopadze y Kiyanovsky investigaron su relación con el metabolismo; y Stabrovsky observó sus efectos sobre el rendimiento pulmonar.

De este modo Rusia ubicó el masaje en un contexto casi exclusivamente médico al punto que los masajistas eran los enfermeros, los médicos generales y otros profesionales de la salud. Los hospitales añadieron un ala dedicada a estas prácticas en las cuales se trataban diversas clases de afecciones al tiempo que se hacía rehabilitación. Es por ello que el masaje en el que se emplean las técnicas surgidas en este país se conoce como masaje clínico (o médico) ruso.

Las terapias de uso popular se llevaban a cabo en las casas de baños o bania (sauna) cuya finalidad era adecuar el cuerpo a las bajas temperaturas nórdicas. En ellas, el tratamiento corporal consistía en la fustigación del cuerpo del paciente con ramas de abedul tras una sesión en la sauna y baños de vapor, y concluye con baños de cubos de agua muy fría alternados con otros de agua muy caliente.

Los hospitales compartieron su uso exclusivo de los masajes con los profesionales del deporte, quienes lo orientaron a sus necesidades creando el masaje deportivo ruso. De este se beneficiaban todos los atletas y gimnastas.

Cuando se reestructuró la sociedad rusa, el masaje empezó a practicarse en otros ambientes y en la actualidad ha dejado de ser una terapia exclusiva dentro de la medicina o del deporte. Naturalmente estos campos continúan albergándolo, con la misma eficiencia y del mismo modo que antaño.

Es de destacar que Rusia no ha dejado a un lado el masaje para involucrarse en las nuevas formas mecánicas de tratamientos fisiológicos; por el contrario, que ha permanecido fiel a él y ha continuado sus investigaciones en el campo de terapia manual.

Utensilios Y Materiales

Al igual que su contemporáneo occidental, el masaje ruso solamente utiliza las manos ya que considera que son la mejor herramienta para la toma de contacto con las zonas a tratar, así como para trabajar estas con minuciosidad. Con el tacto se extrae más información que con otros tipos de herramienta y trabajando con las manos es posible tener un mayor control sobre las maniobras.

Se emplean lubricantes para evitar rozaduras molestas y para facilitar el deslizamiento. Al tratarse de un masaje terapéutico clínico, no específicamente relajante, la composición básica de las cremas y aceites empleados es lo más neutra posible.

En algunas casas de belleza está resurgiendo la tradición ucraniana de usar miel como sustituto del lubricante ya que las propiedades de este producto orgánico son muy beneficiosas para la piel y para el cuerpo en general porque al absorber las substancias activas que la componen, se consigue un efecto de tonificación muscular.

Como se estima que las propiedades curativas de la miel actúan a través del contacto con la piel, se la suele aplicar directamente sobre las zonas del sistema nervioso central para que sus efectos actúen sobre todo el organismo, o en las articulaciones que presentan problemas.

Otro ingrediente utilizado es el aceite esencial de melisa que actúa como relajante del sistema nervioso. Por lo general se emplea diluido en un lubricante.

Beneficios

La terapia clínica del masaje ruso se ha empleado en los hospitales y salas de recuperación para curar casos que implican afecciones en diversos órganos y tejidos entre las que caben citarse: las respiratorias, nerviosas, articulares y musculares.

La manipulación de los tejidos está completamente orientada al restablecimiento de la salud, razón por la cual la zona tratada se beneficia tras un trabajo manual profundo. Como terapia médica, la prescripción del masaje siempre recomienda varias sesiones para garantizar los beneficios esperados.

Preparación del paciente

Un requisito fundamental para llevar a cabo cualquier tratamiento clínico que incluya masaje ruso es el estudio integral de las dolencias del paciente. Sin embargo, desde la incorporación del masaje en las casas de belleza rusas, donde los objetivos del masaje difieren, el contexto ha cambiado; el paciente no recurre a él para curarse de una enfermedad, sino para aliviar molestias comunes.

Si el paciente estuviera enfermo, el masajista debería suspender el masaje de inmediato y recomendarle que consulte a su médico.

Preparación de la habitación

Los requisitos básicos para el contexto de un masaje (limpieza, orden, poca luminosidad, temperatura agradable) se alcanzan rápidamente en los ambientes de terapia clínico y de tratamientos de belleza y bienestar. Basta con que el profesional le dedique un tiempo a la preparación de la habitación.

Resulta extraño encontrar salas perfumadas o con música ambiental en un hospital, aunque la inclusión de estos elementos sería recomendable para las sesiones del masaje clínico ruso pues los objetivos de este van más allá de la relajación del cuerpo. En los salones de belleza y terapia sí hay costumbre de incluir elementos de relajación. Sin embargo, el masaje clínico ruso, en este contexto, pierde su valor médico ya que no suele estar ejercido por un profesional de la salud especialmente entrenado sino por alguien que pone todo el acento en el bienestar global y superficial del paciente.

beneficios del masaje ruso

Sesión

La sesión tomará un rumbo u otro dependiendo de que se realice o no un masaje puramente clínico. Si se aplica en un contexto médico, el masajista trabajará solo en aquellas zonas relacionadas con la enfermedad a tratar. Si el masaje se hace fuera de una clínica u hospital teniendo como objeto el bienestar general o la resolución de algunos problemas superficiales y de escasa importancia, la sesión será completamente diferente ya que el masajista trabajará sobre todo el cuerpo del paciente.

Las técnicas de manipulación o maniobras básicas son las mismas que en el masaje sueco (deslizamientos, amasamientos, vibraciones, percusiones y fricciones), pero estas abarcan una diversidad mayor de movimientos que las suecas ya que en Rusia el masaje se ha practicado frecuentemente y sin interrupciones históricas. Eso ha permitido la evolución de las técnicas y el hallazgo de nuevos movimientos y formas de manipulación.

En una sesión terapéutica clínica, la técnica que aporta más beneficios es la percusión. Los golpes más fuertes alcanzan músculos, tendones y vísceras, por lo que resulta fácil manipularlas zonas afectadas. Ejemplo de ello son las sesiones de percusión a pacientes con afecciones respiratorias; los golpes ayudan a descongestionar las mucosas.

En la técnica de percusión las manos adoptan dos tipos de posturas: una plana para dar golpes con toda la palma, y otra, con la mano semicerrada, formando una cavidad con la palma.

Contraindicaciones

Como en casi todo tipo de masaje, el ruso requiere que la piel del paciente no presente ningún tipo de afección contagiosa, heridas graves o cualquier otro síntoma de enfermedad. Si el paciente tuviera alguno de estos problemas, deberá esperar a curarse antes de proseguir con la terapia manual. De la misma manera, el masaje clínico ruso está contraindicado en pacientes que presentan roturas de fibras musculares, de huesos, tendones o ligamentos; pero si dicha afección no interfiere la zona a tratar, el masajista puede hacer su trabajo sin temor a que tenga una repercusión negativa.

Efectos secundarios

Si se han manipulado en profundidad los tejidos y se han hecho muchas percusiones, la presión de la sangre aumentará y subirá la tensión del paciente, respuesta orgánica que puede resultar incómoda para el paciente ya que resulta lo contrario a un estado de relajación.

En los tratamientos en los cuales se manipulen los órganos vitales, se pueden observar algún tipo de respuesta mecánica como por ejemplo la expulsión de más fluidos corporales de lo normal.

En algunos casos clínicos se ha observado cierta dependencia al masaje, por lo que los médicos suelen prescribir un limitado número de sesiones seguidas por un período de descanso con el objeto de evitar que el organismo se vuelva vago.

¡Deja un comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más sobre Masajes

To Top