Connect with us
las ventajas de comer paleo
Dieta Paleo

Los 14 Beneficios de la Dieta Paleo: ¿Por qué seguirla?

¿Sabes qué ventajas tiene la dieta paleo? ¿Por qué se ha hecho tan famosa? Descubre todos sus beneficios probados científicamente

Los beneficios de comer Paleo son la consecuencia de comer alimentos más sanos, libres de sustancias tóxicas e irritantes, con la característica añadida de que, por lo general, la dieta paleo es fácil de seguir.

Uno de los beneficios inmediatos o iniciales es la mejora en los niveles de energía y, a continuación, siguen otros beneficios como la pérdida de peso, la eliminación de líquidos retenidos y la reducción del malestar digestivo (gases, hinchazón estreñimiento, etc.). Es por eso que se recomienda comenzar de a poco y probar durante 30 días y luego ver si se necesita hacer algún ajuste.

Todos los Efectos Positivos de Vivir y Comer según la Dieta Paleolítica

Células saludables

Cada célula de nuestro cuerpo está hecha de grasa tanto saturadas como insaturadas y las células dependen de un equilibrio saludable de los dos con el fin de enviar la señalización para las funciones internas y externas adecuadamente. La dieta paleo ofrece un perfecto equilibrio natural de las grasas. A diferencia de la dieta occidental, que es rica en grasas omega 6 que son pro inflamatorias y favorecen el aumento de la presión arterial, la dieta paleo contiene mayor proporción de grasas saturadas saludables y grasas omega 3. Estas últimas reducen el colesterol y triglicéridos, modulan la respuesta inmune y reducen la inflamación. Por eso, las células de todo nuestro cuerpo se verán beneficiadas.

Mejora de las funciones cognitivas

Este es otro beneficio de la dieta paleo y, específicamente del ácido graso omega 3 DHA (ácido docosahexaenoico) que forma parte de la vaina de mielina de las neuronas. Esto ayuda a estabilizar a las células neuronales y a la mejora de las funciones cerebrales como la memoria, la concentración y el aprendizaje.

Más músculo, menos grasa

La dieta paleo es rica en proteínas de alta calidad nutricional, es decir, en proteínas completas (con todos los aminoácidos esenciales) y de alto valor biológico (altamente aprovechables por nuestro cuerpo). Las proteínas de origen animal son las que tiene mayor poder anabólico y se utilizan para la construcción de nuevas células como la masa muscular. Cuanto más músculo tenga, más activo será su metabolismo. Esto se debe a que la masa muscular consume mucha energía para mantenerse. De esta manera, la tasa metabólica en reposo (calorías que se gastan para la manutención de las funciones orgánicas vitales) son mayores. Al consumirse más energía a nivel muscular, el tejido graso tiende a disminuir y el metabolismo se vuelve a favor de la quema de grasa, en lugar de la quema de carbohidratos para la obtención de energía.

Mejora de la salud intestinal

El azúcar, las grasas refinadas, y otros desperdicios procesados son la principal causa de la inflamación del tracto intestinal. Si a estos factores dietarios, se suma el estrés, puede desarrollarse el llamado “Síndrome de Intestino Permeable“, en el cual la mucosa intestinal se encuentra inflamada y dañada, al punto que, muchas moléculas que deberían excretarse, pasan al torrente sanguíneo desencadenando una respuesta inmune en el corto o largo plazo.

Al eliminarse los factores causantes de inflamación, la mucosa intestinal se repone y puede cumplir con sus funciones reguladoras y eliminatorias.

Mayor valor nutritivo de los alimentos

Si bien la dieta paleo no excluye necesariamente los animales criados en feed-lot, se sugiere el consumo de carnes y huevos criados a pastos. Esto trae consecuencias en la composición nutricional de las carnes y los huevos. Estos últimos tienden a tener mayor contenido de grasas omega 3 y carotenoides. En el caso de las carnes, el contenido de grasas omega 6 es menor y aumenta el aporte de grasas saturadas saludables.

Mayor aporte de vitaminas y minerales

La dieta paleo está compuesta por vegetales de todos los colores. Por lo tanto, el aporte de vitaminas, minerales y fitoquímicos antioxidantes es mucho mayor. Además, la biodisponibilidad también es más alta que en la dieta tradicional, ya que algunos minerales como el calcio, son mejor absorbidos en la presencia de proteínas, como ocurre en la mayor parte de las comidas de la dieta paleolítica.

Fructosa limitada al máximo

La fructosa es el azúcar natural de las frutas. A diferencia de otros azúcares, no necesita de insulina para metabolizarse, sino que pasa directamente por la circulación hepática y, sino se utiliza como energía, se almacena como grasa. Esto puede traer muchos problemas, desde inflamación del hígado, aumento de la grasa abdominal y resistencia a acción de la insulina. La dieta paleo, al evitar muchas fuentes procesadas con jarabe de maíz de alta fructosa y limitar las frutas, es ideal para contrarrestar estos efectos y prevenir estas complicaciones.

todos los beneficios para tu salud

Mejor digestión y absorción

La dieta paleo sugiere comer alimentos que están adaptados a la capacidad de digerirse alo largo de miles de años. Al evitarse alimentos con alta concentración de carbohidratos, el proceso digestivo se favorece. Por otro lado, los alimentos fermentados, que van desde el chucrut al yogur, están siendo cada vez más una gran ayuda para el intestino y, a su vez, aportan beneficios no sólo para la salud digestiva, sino también para las alergias e incluso la pérdida de peso.

Reducción de alergias y reacciones del sistema inmune

Esto se debe a que muchos componentes vegetales que se encuentran en los granos y legumbres alteran la mucosa intestinal y causan una reacción del sistema inmune. No sólo se trata de alérgenos, sino de compuestos que pueden aumentar la sensibilidad. El más conocido es el gluten, pero también existen otros componentes que tienen capacidad tóxica. Es por eso, que cuando se eliminan, muchas alergias y reacciones inmunes también se reducen o desaparecen.

Reducción de la inflamación

La investigación sugiere que la inflamación puede ser el factor principal detrás de las enfermedades cardiovasculares. Muchos de los alimentos que componen la dieta paleo tienen poder anti inflamatorio gracias a sus componentes vegetales. Por otro lado, el mejor aporte en el índice de grasas omega 3 en relación a las omega 6 hace que este beneficio se acentúe más. Las investigaciones muestran que los ácidos grasos omega-3 reducen la inflamación y pueden ayudar a reducir el riesgo de enfermedades crónicas como las enfermedades cardíacas, el cáncer y la artritis.

Aumento de la vitalidad

El consumo de alimentos con un bajo índice glucémico – cuyos azúcares son absorbidos lentamente – puede ayudar a evitar el retraso en la energía que se produce normalmente después de comer azúcares de absorción rápida o almidones refinados. De esta manera, es común que en la dieta paleo no se sienta somnolencia luego de comer y, al facilitarse el funcionamiento de todos los sistemas del organismo, la vitalidad aumenta considerablemente.

Pérdida de peso

La dieta paleo es una dieta con moderado a bajo contenido de carbohidratos. La simple eliminación de los alimentos procesados reducirá drásticamente el consumo de carbohidratos lo que contribuye a la pérdida de peso. Al limitar los carbohidratos para antes y después del entrenamiento, se evita la acumulación de grasa no deseada que a menudo es causada por el exceso de esos hidratos de carbono.

Aumento de la sensibilidad a la insulina

La sensibilidad a la insulina es la capacidad que tienen las células del músculo, hígado y tejido graso de permitir la acción de la insulina. Cuando sucede una desregulación en el metabolismo, se acumula grasa abdominal y entre el tejido magro, se va perdiendo esta sensibilidad. Las consecuencias son muchas, pero entre ellas se encuentran el aumento de la glucosa en sangre y los antojos. Cuando se eliminan de la dieta los azúcares y los carbohidratos refinados, los niveles de insulina se estabilizan y los tejidos pueden captar la glucosa sin problema.

Reducción del riesgo de enfermedades

Ciertas enfermedades crónicas no transmisibles están relacionadas con el estilo de vida y, especialmente con el alto consumo de alimentos procesados, azúcares, conservantes y bajo consumo de frutas y verduras. Tal es el caso del cáncer (especialmente de estómago e intestino), obesidad, diabetes tipo 2, hipertensión arterial y enfermedades cardiovasculares. Al evitarse estos alimentos e ingredientes artificiales, el riesgo de enfermar por estas causas disminuye notablemente.

¿Qué me dices? ¿Te han convencido estos beneficios? ¿Qué te ha aportado a ti la dieta paleo?

¡Deja un comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más sobre Dieta Paleo

To Top