Connect with us

Qué es y para qué sirve la aromaterapia

 Hablar de aromaterapia es hablar de una técnica de cuidado, belleza, medicina y bienestar no tradicional. Esta disciplina se enmarca dentro de las técnicas de la llamada medicina alternativa, es decir, aquella que se sustenta bajo los principios de la comunidad médico científica. 

¿Qué es exactamente?

La aromaterapia consiste básicamente en el uso médico de esencias o aceites esenciales, principalmente vegetales, para paliar ciertas enfermedades o afecciones. Estos aceites esenciales están presentes en muchas plantas y se caracterizan por su olor penetrante.

Los aceites esenciales no solo se utilizan en aromaterapia, sino que también están presentes en la industria alimentaria, en la industria cosmética, en productos de limpieza y un gran largo etcétera.

El objetivo de la aromaterapia no es sustituir o reemplazar en ningún caso a la medicina tradicional, sino servir de complemento y hacer que sus efectos sean más rápidos y duraderos. La aromaterapia de por sí no tiene efectos curativos, pero sí consigue crear un ambiente emocional que despierta en el organismo esa energía de curación.

En aromaterapia se utilizan especies vegetales que poseen un “aroma” dulce y agradable, y a partir de ahí se diseñan tratamienos o terapias cuyo objetivo es introducir al organismo en un estado más equilibrado y armónico. El potencial curativo de la aromaterapia procede de su capacidad para promover la relajación y, al mismo tiempo, generar una sensación de alegría o tranquilidad en el receptor.

tratamiento de aromaterapia

En qué consisten los tratamientos en aromaterapia

Una sesión de aromaterapia es muy parecida a una sesión de masajes, pero mantiene ciertas diferencias. Antes de asistir a una de estas sesiones, la persona que se somete a ella debe tener claro que durante el tiempo que dure sus pensamientos han de centrarse en ella misma y su bienestar.

Muchos especialistas en aromaterapia aconsejan reservar un espacio de tiempo antes, durante y después de la sesión, para que los efectos beneficiosos del tratamiento se potencien.

Normalmente, las sesiones de aromaterapia comienzan con un análisis del estado de salud general. A partir de este análisis, el especialista valora qué problemas físicos o psicológicos son más relevantes y a partir de ahí se orienta la sesión.

Insistimos en un aspecto importante, los olores que desprenden los aceites esenciales son bastante intensos, por eso en ocasiones se diluyen en otras sustancias para evitar irritaciones o quemaduras. Una vez comprobado que los olores no son desagradables para el cliente y no causan ningún tipo de impacto negativo, comienza el tratamiento, que es parecido a un masaje tradicional.

La aromaterapia se basa en aplicar estos aceites esenciales junto con un aceite base en las zonas afectadas. Dependiendo de la respuesta del cliente, el aromaterapeuta continuará empleando estos aceites en sesiones siguientes hasta que los problemas de salud van mitigando.

En la naturaleza existen casi tantos aceites esenciales como plantas, por lo que resulta muy difícil enumerarlos todos. Habitualmente se catalogan o se agrupan atendiendo a las dolencias o enfermedades que pueden aliviar.

More Posts

Para qué sirve la aromaterapia

La aromaterapia ofrece efectos más beneficiosos para dolencias menores: problemas digestivos, síndrome premenstrual, enfermedades relacionados con el estrés y algunos problemas para la piel.  

Para enfermedades de mayor gravedad, la aromaterapia no se muestra tan efectiva, y nunca debe ser utilizada como terapia sustitutiva. Sin embargo, esta técnica alternativa sí puede usarse como medio para aliviar el estrés psicológico y calmar los estados de ánimo que experimentan las personas que sufren patologías graves.

Atendiendo al efecto que generan en el organismo, los aceites esenciales se agrupan según sus usos más frecuentes. De ese modo encontamos aceites esenciales relajantes, revitalizantes y estimulantes.

beneficios de los aceites esenciales

Tipos de aceites

Los aceites esenciales relajantes más conocidos son los siguientes: lavanda (también con efecto antiséptico), jazmín, incienso y mirra (hay que guardar cierta precaución con estos dos últimos pues pueden irritar si se aplican en la piel o se usan en el baño), neroli, naranja, mandarina e ylang-ylang (éste último causa dolores de cabeza si se inhala de manera excesiva).

Los aceites revitalizantes por su parte son: el limón (irrita la piel si se expone al sol), semilla de pomelo, canela, enebro (presenta propiedades antisépticas), vainilla, geranio y romero entre otros.

Aquellos que tienen carácter estimulante son los siguientes: menta y eucalipto (actúan como descongestionantes al inhalarse pero pueden irritar la piel) y el aceite de árbol de té, muy conocido por sus propiedades antisépticas.

En cuanto a las dolencias o enfermedades leves que ayuda a reparar, la aromaterapia se muestra como una técnica eficaz ante la acidez de estómago, el acné, la anemia, la ansiedad y la depresión, el asma y la bronquitis y las cicatrices y contusiones varias.

Modos de aplicación de los aceites esenciales

En aromaterapia existen muchos modos de aplicar los aceites esenciales. Los masajes, baños aromáticos o la inhalación son los más habituales, y su uso va a depender de la dolencia a tratar.

La inhalación es el modo más común, puede llevarse a cabo de forma directa o indirecta. Si el aceite esencial es muy intenso, una solución es mezclar o diluir la esencia aromática con agua u otras sustancias. La aromaterapia mediante inhalación es un tratamiento que suele usarse para tratar problemas de tipo respiratorio e incluso para ciertos trastornos de la piel. Además de ubicarse el inhalador o los inhaladores cerca del paciente, otra alternativa es el uso de difusores que permiten el movimiento de las partículas en el aire.

En el caso de que la aromaterapia se practique a través de masajes, los aceites esenciales deben aplicarse directamente sobre la zona afectada y realizar un masaje. La intensidad de los masajes va a depender del problema a tratar. La aromaterapia mediante masajes se utiliza mucho para aliviar las contracturas musculares.

Una última vía de aplicar la aromaterapia es mediante los baños aromáticos. Esta opción está más indicada para problemas relacionados con la circulación sanguínea. Una buena sesión de aromaterapia mediante baños aromáticos se basa en un baño de agua caliente con algunas gotas de aceites esenciales.

Para que la sesión ofrezca los resultados adecuados es importante reducir la temperatura del agua cada cierto tiempo, de ese modo se obtiene un grado de relajación ideal y se reduce el riesgo de padecer lesiones.

To Top