Connect with us
claves para una alimentacion saludable
Alimentación

Claves Básicas para una alimentación Saludable

Descubre los consejos básicos para llevar un plan nutricional saludable para mantener tu organismo en equilibrio y sin toxinas

¿Alguna vez has oído el dicho “somos lo que comemos”?

Pues es verdad. Un gran porcentaje de lo que consumimos como alimento pasa a formar parte de nuestro cuerpo, y puede afectarlo de manera positiva o negativa, trayendo consigo elementos que pueden potenciar nuestro estilo de vida o perjudicarlo.

Con respecto a la alimentación, como todo en la vida, no es algo que podamos dividir en bueno y malo, como si fueran dos extremos sin puntos medio. No vamos a encontrar algo milagroso, es importante mantener un equilibrio, pues cualquier cosa en grandes cantidades puede causarnos algún mal (algunas en mayores o menores cantidades que otras). Así pues, toma lápiz y papel y anota los siguientes consejos acerca de cómo alimentarte para ser una persona más saludable.

Los mejores Consejos para comer saludablemente

Empieza cambiando tu lista de compras

Lo mas básico, empieza a olvidarte de toda esa comida chatarra, galletas, papas fritas, sodas, que tanto te encantan. Debes traer a tu casa más alimentos buenos para tu cuerpo, trata de comprar menos alimentos procesados y más alimentos frescos, si son alternativas ecológicas mejor.

Aprende a Cocinar

También es algo básico. Al cambiar tu lista de compras también deberás cambiar tu manera de cocinar, evita el uso excesivo de aceites, de harinas (no significa que no los uses, pero no en las cantidades industriales que suelen usarse en muchas dietas de hoy día) y comienza a usar más frutas y vegetales, comienza a freír menos y a hervir más.

Busca en internet, compra libros de recetas saludables, y sácate de la cabeza el mito de que la comida saludable no es sabrosa: cualquiera plato bien preparado, con el conocimiento y el sazón adecuado puede tener un buen sabor, más con la variedad de ingredientes que pueden conseguirse hoy día.

Más agua, menos alcohol y refrescos

Los carbohidratos también se beben, y la cantidad de azucares y elementos dañinos que podemos encontrar en los refrescos son algo alarmante. Con respecto al alcohol, algunos moderadamente pueden traer efectos positivos, pero para todo lo demás agua. Lo demás debe controlarse y tomarse con moderación de acuerdo a lo que necesitamos y algún pequeño capricho que nos concedamos, sin pasarnos de la raya.

También ciertos jugos que se compran en los supermercados tienen muchos aditivos y azucares para compensar la pérdida de sabor que les ocurre durante su procesamiento, no bajes la guardia con estos.

Frutas y verduras constantes

Este grupo de alimentos debe pasar del plano secundario al plano principal, pues la cantidad de vitaminas, minerales y fibra que nos otorgan nos beneficiarán en gran medida. Los nutrientes que incluyen también ayudarán para el crecimiento y mantenimiento de nuestro organismo, debemos consumirlos de manera diaria y no dejarlos de lado como la dieta moderna muchas veces dicta. Ve verde, literalmente.

Menos sal y más azúcar

La sal puede aumentar problemas de hipertensión. El azúcar en grandes cantidades genera obesidad y puede llevar a la diabetes, lo que tienen en común estos dos elementos es que suelen estar constantemente presentes en la preparación de prácticamente TODO, es difícil encontrar por la calle productos que no contengan sal o azúcar o ambos. Trata de regularizar y mantener bajo control el consumo de estos.

Existen algunas alternativas en los mercados, en algunos países y regiones se ha puesto de moda ser “verde” y comer productos menos procesados y con menos aditivos dañinos para el cuerpo. Algunas de estas opciones pueden resultar en algunos sitios más costosas, pero ten en cuenta que te traerán mayores beneficios a nivel de tu organismo, o puedes optar por preparar tus recetas caseras sin estos, como mejor te parezca.

Más fibra

Es importante mantener a nuestro intestino trabajando de manera eficiente, ciertas frutas, verduras y hortalizas tienen una buena cantidad de fibra, que nos ayudara para poder controlar el paso de las calorías por nuestro intestino y poder procesar mejor los alimentos.

Comer más grasas saludables

Las grasas poliinsaturadas, monoinsaturadas y los ácidos grasos son excelentes para reducir el colesterol malo, comienza a convertirte en un científico de la alimentación y no evites palabras como “grasa”, a veces, dependiendo del tipo y del efecto deseado, no son tan malas como solemos creer.

Menos procesado

Menos comida rápida, hamburguesas de dudosa preparación, papas fritas y pizzas de la calle, este tipo de alimentos suelen ser preparados pensando muy poco en sus efectos a largo plazo y pensando más en su sabor y en la saciedad inmediata. Muchos de ellos suelen tener efectos devastadores en el organismo a largo plazo, pero estamos tan acostumbrados a ingerirlos que no le prestamos atención. Es preferible que prepares tus propios alimentos, pero si el tiempo no te deja busca lugares que te certifiquen que venden opciones más saludables.

Más orgánico

Se dijo antes, pero hay que hacer énfasis: busca las opciones bio (es decir, las opciones ambiental y orgánicamente amigables), estas opciones donde los alimentos hayan pasado por procesos más naturales y hayan sido menos manipulados para hacerlos mas duraderos, este tipo de procesos suelen saturar la comida con un montón de elementos no deseados.

En algunos países las opciones bio cuentan con sus propias marcas, y el rango de precios con respecto a las opciones procesadas no suele ser tan grande como para evitar que el ciudadano común pueda pagarlo.

Evita las dietas milagrosas

Por favor, nunca, nunca creas en estos comerciales “pierda peso de inmediato”, porque ese inmediato también podría significar, “y gánelo de inmediato también” o “piérdalo junto con parte de su salud”. En la sociedad actual un gran grupo de personas busca respuestas inmediatas para sus problemas, piensan que con una pastilla en un mes podrán tener el cuerpo deseado y luego volverán a comer hamburguesas en el primer sitio de comida rápida que vean en la esquina.

No hagas esto, este tipo de dietas suelen ser procesos muy traumáticos para el cuerpo. Perder una gran cantidad de peso de manera acelerada solo nos traería desequilibrio en el organismo, más cuando son dietas de unos cuantos meses y que después dejaremos de consumir. Es mejor apostar por el plan seguro a largo plazo, quizás no sea tan inmediato, pero los efectos serán más duraderos y nuestro organismo nos lo agradecerá.

Si te ha gustado el artículo, ¿podrías compartirlo en tus redes sociales?
¡Deja un comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más sobre Alimentación

To Top
Facebook
Facebook
Instagram
YouTube
Pinterest
Pinterest
Google+
https://mindfit.club/alimentacion/claves-saludable">