Connect with us
como afecta el azucar a la salud
Alimentación

El Azúcar refinado o Sacarosa: ¿Por qué es tan malo para nuestra salud?

¿Sueles comer alimentos con Azúcar refinado? ¿Notas que tu SALUD se resiente? Las CLAVES para superar su ADICCIÓN!!

Uno de los más grandes problemas alimentarios que hay actualmente en casi toda la humanidad es el uso y el abuso del azúcar refinado comúnmente conocido como sacarosa, azúcar blanco o azúcar de mesa.

En todas partes, aumenta más y más la información realmente útil sobre los peligros del azúcar, tanto como para decir que se está convirtiendo en un tema que emerge cada día más con mayor fuerza de trascendencia hacia la sana nutrición porque capta con buena receptividad la atención de las gentes. Ello viene ocurriendo desde mediados del siglo pasado, pero en estos últimos años se ha incrementado considerablemente.

Y por supuesto, desde Mindfit queremos ofrecerte esta modesta contribución que, primordialmente, busca ser apropiada para participar en la correcta divulgación mundial del problema de los azúcares refinados. Es un aporte de la verdadera cultura alimentaria para el bien de las colectividades que ignoran muchos temas esenciales de nutrición y alimentación.

El azúcar refinado es el principal acidificador del Organismo

La acidez es una condición y estado de anormalidad en las vías digestivas y en los tejidos y líquidos del organismo. Es el resultado de la ingesta inadecuada de los alimentos, de una pobre masticación, de ingesta de alimentos revueltos que generan un ambiente ácido en las vías digestivas y en todo el organismo.

¿Sabías que...?
En la digestión humana hay cuatro estados o ambientes digestivos: alcalino, fermentativo, ácido y putrefactivo. Lo natural en nuestra correcta digestión es el estado fermentativo, donde las enzimas digestivas del estado alcalino sirven de ambiente para el proceso fermentativo de los nutrientes que llegan a las vías digestivas en forma adecuada tanto en la masticación y por ende en la insalivación.

Como en el orden de ingesta en que los primeros alimentos que se deben ingerir son los crudos, frutas o verduras, y luego los alimentos en el orden de menor a mayor complejidad en los que los alimentos proteicos apropiados para la digestión (legumbres, huevos y quesos) son los que se ingieren al final y se degluten tras una buena masticación para asegurar su buena digestión.

¿Qué pasa cuando tenemos acidez?

En cuanto a la acidez, hay un nivel de tolerancia del organismo dentro de un pH normal en que los alimentos conservan sus propiedades nutricionales, pero cuando la acidez aumenta, los nutrientes comienzan a sufrir un proceso de degradación que generan un estado putrefactivo. Esto se acentúa sobre todo si en las vías digestivas hay carnes en digestión, las cuales generan ese ambiente rancio que es un campo cargado de bacterias que acidifican y aumentan ese ambiente putrefacto.

La acidez tiene dos modalidades: la acidez gástrica (aquella que se localiza en las vías digestivas principalmente en el estómago) y la acidez humoral o del organismo.

La primera no se queda como un problema localizado en el estómago porque se extiende por el cuerpo debilitando otros órganos según la predisposición de cada persona a enfermarse del corazón, de los pulmones o de otros órganos. En ello hay que tomar en cuenta la forma como se ingieren los alimentos: con escasa masticación (lo que no permite la indispensable y correcta insalivación que es la primera condición para una buena digestión), revueltos e ingeridos en momento de prisa y en muchas ocasiones bajo el efecto de la ansiedad o de la gula. Si a eso se le suma la ingesta de café azucarado y bebidas alcohólicas, el cuadro digestivo es realmente una calamidad.

las causas de la acidez estomacal

El gran problema de esta acidez estomacal o gástrica es que se intensifica notablemente con el consumo permanente de azúcares refinados de las más diversas formas.

Dicho de otra manera, la acidez del estómago es un trastorno localizado pero la acidez humoral, además de ser una consecuencia inmediata de la primera, se extiende por todo el organismo debido al uso y abuso del azúcar refinado y de alimentos acidificantes por su mala calidad nutricional. Así pues, la acidez es una y su causa está en el modo incorrecto de alimentarse, en la ingesta de alimentos acidificantes o acidificadores y en la ingesta de carnes causantes del ambiente putrefactivo intestinal.

Cómo no padecer acidez estomacal

Las personas que, debido a una forma adecuada de alimentarse, no padecen de acidez estomacal, como por ejemplo las personas vegetarianas y veganas, tienen mucho menos concentración de acidez humoral y disponen de mucha facilidad para controlar la acidez de su organismo.

Así mismo, toda persona que sigue un régimen vegetariano o vegano y que además no consume azúcar refinado está exenta de acidez orgánica, y si la padece por su forma no ordenada de alimentarse, lo que es usual en todas partes, bastaría realizar algunas modificaciones en su manera de alimentarse para eliminar su acidez o convivir con ella sin el menor problema. Estas son las personas que no se enferman gravemente si llevan este régimen por años.

Aprender a alimentarte correctamente es la vía para lograr una condición de vitalidad que se reflejará en un estado ideal de salud y si, por algún imponderable de la vida, se presenta una enfermedad, se asume este control alimentario para superarla pronto y regresar a la normalidad.

¡Atención!
Aunque una dieta vegetariana o vegana ayuda a no tener acidez en nuestro organismo, también podemos tener un estado normal consumiendo carne.

El refinamiento del azúcar

Después del agua, la sacarosa es el componente con mayor presencia en el jugo de la caña de azúcar junto a las varias clases de monosacáridos o azúcares simples presentes en él como la glucosa. Mediante un largo proceso quimicomecánico, a este jugo se le extrae la sacarosa dejando todos los demás nutrientes de lado. De este modo comienza la manipulación industrial de la sacarosa.

En este tratamiento intervienen muchos aditivos entre ellos los blanqueadores. Uno de los más tóxicos es el sulfito que es una de las causas principales de enfermedades nerviosas y mentales de los adictos al azúcar refinado. Del jugo de la caña, al ser sometido al proceso químico de la sulfitación, se aísla la melaza y con ella todos los nutrientes que forman parte de la miel de la caña quedando la sacarosa únicamente como un pobre subproducto de la miel de caña.

La eliminación de todos los nutrientes de la miel de caña, excepción de la sacarosa, convierte a esta en una substancia carente de valor nutritivo, y lo que en el lenguaje técnico expresa como calorías vacías. Así pues, es una substancia tóxica que tiene el poder de alterar el funcionamiento del sistema digestivo y del sistema nervioso cuando se usa de modo permanente, más aún si se abusa de su consumo.

Enfermedades causadas por el azúcar refinado

Es mucho lo que se ha dicho y divulgado sobre los graves problemas de salud que acarrea el consumo permanente y excesivo de azúcar blanco; aun así, hay todavía mucha ignorancia al respecto. Ello se debe a que mucha gente aún ignora esta realidad o, por lo menos, tiene alguna idea vaga de los efectos adversos que en la salud produce el consumo de este mal llamado carbohidrato cuyo nombre real es sacarosa. Recuerda que es uno de los componentes, el de mayor grado de concentración, de la caña de azúcar y destaca entre los carbohidratos simples que tienen la característica de ser muy dulces.

Y además del desconocimiento, también subsiste una especie de indiferencia de quienes lo saben. No son todas, por supuesto, pero muchísimas personas en el mundo parece que no se convencen del todo de los grandes riesgos que implica, para su salud y la de sus descendientes, el consumo permanente del azúcar refinado. Las primeras enfermedades que resultan de su abuso constante son la diabetes y la hipoglucemia.

consecuencias de tomar sacarosa en exceso

Estas enfermedades y muchas otras como “la esquizofrenia, el alcoholismo, la gota, la nefritis, infecciones en las vías urinarias, úlceras, caries dental, dolencias periodontales, deficiencias cardiovasculares, infecciones orales y vaginales, exceso de peso, cáncer intestinal, diverticulosis, desórdenes hormonales, depresión, osteoporosis y desequilibrios mentales” (Richard Passwater, SUPERNUTRUCION pag 185, Editorial Hispanoeuropea edición 1982) aparecen en el organismo como consecuencia del consumo durante años del azúcar refinado.

Para este bioquímico norteamericano y una de las mayores autoridades en el tema del azúcar refinado como generador de multitud de enfermedades, los síntomas de la hipoglucemia son “hambre repentina, debilidady vacilaciones o temblores, algunas veces dolores de cabeza, sudores fríos, mareo, palpitaciones, pérdida de tacto, irritabilidad, confusión, visión nublada o insomnio. En casos agudos provoca depresión, hostilidad, ansiedad, violencia.” (Idem pag 179).

Consecuencias de la dependencia del azúcar refinado

Mi propósito con este artículo es llegar más allá del intelecto de estas personas con la intención de hacerles despertar poco a poco una receptividad hacia el tema y hacia la amenaza que subsiste de las muchas enfermedades que hay en torno al consumo masivo de sacarosa y la indispensable necesidad de superar la dependencia del azúcar refinado.

El uso diario pero moderado de sacarosa no deja de ser problemático pero su abuso ya constituye un problema de salud física y mental no solo individual sino colectivo y llega a tener alcances perniciosos a nivel familiar y social. Realmente se podría equiparar al consumo de alcohol, que es una de las consecuencias de la dependencia del azúcar refinado.

También está el problema de la sacarosa presente en muchos alimentos empacados.

El abuso de tales alimentos es tal que muchas personas tienen dificultades para liberarse de este nocivo vicio. Este es el punto central de la cuestión: además de saber que la sacarosa es muy dañosa a la salud, ¡debemos saber porqué lo es! El asunto no es difícil de entender, pero necesitas conocerlo para que tengas razones suficientes al momento de considerar el problema.

Por qué debemos dejar de consumir azúcar refinado

Son tres las razones básicas, además de muchas otras por supuesto, por las que debes dejar de consumir la sacarosa:

  1. Es una sustancia totalmente carente de nutrientes;
  2. Origina un trastorno severo en la producción de insulina y;
  3. Es el principal acidificador del organismo.

Cada una origina a su vez un conjunto de secuelas, pero en esta ocasión el examen del tema no es objeto de análisis, pues lo que necesitas saber ahora son las razones detrás de los efectos nocivos del azúcar refinado en tu salud.

La aparición de diabetes e hipoglicemia

Veamos algo de estas razones: la sacarosa es una sustancia que ha sido despojada de todos los nutrientes del jugo de la caña de azúcar o de la remolacha y, por lo tant,o se convierte en una sustancia pura que ingresa a nuestro organismo sin necesidad de tener el normal proceso digestivo como todos los alimentos que ingerimos.

Cuando estamos masticando un alimento se producen tres procesos fisiológicos básicos de aquello que tenemos en la boca: la masticación, la insalivación y la saborización. Esta última es la información que llega al cerebro para que comience propiamente el proceso asimilativo del metabolismo.

Es cuando el cerebro comienza a diseñar la enzima que ha de digerir el alimento que en unos segundos llegará al estómago. La deglución es el acto que pone en marcha la liberación de la enzima correspondiente que está lista cuando el alimento masticado llega al estómago.

Un mecanismo parecido se produce cuando a la boca llega un alimento dulce como una fruta, un jugo o cualquier otro alimento natural. Pero, cuando lo que llega a nuestra boca es un jugo endulzado con sacarosa, una gaseosa u otra bebida sacarisada, el mencionado mecanismo activa el cerebro que da una orden a las glándulas suprarrenales y al páncreas para que empiece la producción de la cantidad de insulina que ha de metabolizar el sacárido que está en la boca, que pasará a las vías digestivas y de inmediato al torrente circulatorio invadiendo el organismo cuando la insulina y la cantidad ordenada por el cerebro aún no ha sido producida por el páncreas.

Cuando finalmente la insulina es secretada por el páncreas, ya los niveles de azúcar en la sangre se han elevado y como es menos de la necesaria, el páncreas secreta otra cantidad de insulina que logra bajar los niveles de azúcar, pero entonces, esta “doble cantidad” de insulina secretada ha resultado excesiva.

que provoca la diabetes y como podemos prevenirla

Por su parte el hígado suministra glucógeno a la sangre cada vez que se presenta este desequilibrio y lo efectúa una y otra vez mientras está en la capacidad de efectuar esta operación “rescate” bajando los niveles de azúcar a un punto de normalidad antes de que comiencen un conjunto de malestares como mareo, fatiga, ansiedad, irritabilidad, sensación de desmayo, etc.

Cuando se presenta este síndrome, la persona tiene deseos incontenibles de comer dulces y cuando los come, otra cantidad de insulina rápida es secretada en el torrente circulatorio y el problema se soluciona aparentemente durante unos minutos. Esta compleja situación fisiológica se presenta de modo constante todos los días en las personas dependientes del azúcar refinado hasta cuando la función glucogénica del hígado se agota. Es ahí cuando a una persona en estas condiciones se le diagnostica hipoglicemia o diabetes como enfermedad permanente.

Es cuando ya no hay solución “oficial” y la única posibilidad es el manejo de estos trastornos por la vía alimentaria, lo que impone un conjunto de disciplinas, conocimientos y prácticas que garantizan una estabilidad continuada en tanto el organismo evoluciona buscando un punto de equilibrio y una adaptación. Ello toma tiempo, mucha constancia y observación.

¿Cómo controlar la dependencia del azúcar refinado?

Estamos hablando pues de las varias causas que originan la dependencia del azúcar refinado o azúcar blanco para aquellas personas que cuando han intentado dejarlo no han podido, lo cual representa el primer inconveniente a solucionar.

Aunque no es propiamente una adicción, el deseo de consumir azúcares, sobre todo los refinados, proviene de la secreción de la hormona insulina que estimula el apetito. De ahí que controlar los deseos de ingerir más de lo necesario trae varias consecuencias fatales para el organismo como hipoglucemia, diabetes, aumento de peso y una larga lista de trastornos o enfermedades.

Si eres consciente del gran esfuerzo de voluntad que debes hacer y a veces dudas de tu capacidad de liberarte de la tendencia a ingerir azúcar refinado cuando lo intentas, puedes ejercitarte reduciendo poco a poco la cantidad de ingesta cada día y darte un plazo de seis meses para lograrlo si procedes con método y persistencia diaria. Anota en una agenda especial la cantidad de azúcar que dejarás de consumir, un 30% para comenzar, por ejemplo, y síguela con determinación. Observarás un mejor estado físico y mental que reforzará tu convicción de voluntad para liberarte de la esclavitud de sacarosa y que te servirá también para regular todos sus hábitos alimentarios.

Los tres primeros pasos para vencer la dependencia del azúcar refinado

El primer obstáculo a vencer tiene varios aspectos. El primero es reconocer y aceptar que tienes dificultad para sostenerte en tu propósito de liberarte de esta dependencia. El segundo es buscar la implementación de un proceso que lleve al logro de esta meta en un determinado límite de tiempo y el tercero es comenzar a implantarlo en tu alimentación diaria.

El propósito de este artículo ha sido presentar una documentación apropiada que alimente tus motivos y razones evidentes para emprender este trascendental acto en bien de tu salud. En la senda de la salud, la eliminación completa y definitiva de los azúcares refinados es el comienzo para alcanzar un estado de bienestar físico y mental permanente.

Liberarse de la dependencia del azúcar refinado o sacarosa es quitarse esa carga y ese azote que merma tus fuerzas vitales cada día y que te expone a sufrir enfermedades sobre las que no tendrías control y que, además, no tendrías que tener si sigues un correcto modo de alimentarte como el que defendemos desde Mindfit.

Si te ha gustado el artículo, ¿podrías compartirlo en tus redes sociales?
¡Deja un comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más sobre Alimentación

To Top
Facebook
Facebook
Instagram
YouTube
Pinterest
Pinterest
Google+
https://mindfit.club/alimentacion/azucar-refinado">